Cierto sector socialista, el de la ideología, no termina de asumir la “i” de igualdad que no tiene el ministerio de Irene Montero. Una vez más nos encontramos ante las consecuencias de un gran error de estrategia de Iván Redondo al aceptar las condiciones de su aliado, Unidas Podemos. Redondo jamás da la cara, mucho menos en los momentos más difíciles para el Gobierno y la sociedad española. El Ministerio de Igualdad jamás debió ser moneda de cambio en la negociación de coalición, pero al “redondismo” y a algunos caciques andaluces sevillanos les aterrorizaba el poder que emanaba del buen hacer y conocimiento ideológico real de Carmen Calvo, Soledad Murillo y sus respectivos equipos de trabajo, motor que, vía la igualdad real y las políticas sociales en general, hacía ganar elecciones a Pedro Sánchez. La base del éxito del presidente del Gobierno fue que se logró identificar al líder con la realidad social que vivía el pueblo y con los valores de igualdad real, bienestar y justicia social. Todos esos pilares los puso sin duda Calvo y su leal e inquebrantable equipo.

Ahora aquellos lodos arrastran estos barros. Convencido estoy de que Irene Montero, y en general Podemos, hubiese aceptado cualquier otro ministerio sin más exigencias a cambio de Igualdad, una cartera que dicho sea de paso era, y sigue siendo sin ejercerlo, un gran nicho o granero de votos para el socialismo, para Pedro Sánchez. ¿Qué buscaba el súper asesor del presidente del Gobierno e íntimo amigo de los caciques sevillanos entregando ese ministerio a la formación morada? Connivencia de bases. Sin embargo, esos caciques de los que hablo no tienen base feminista, la única base de la que presumen es la del “miedo” a contradecir al presidente Sánchez. La estrategia de Redondo y los suyos consistía obviamente en desestabilizar el socialismo real, en erosionar, día a día, a la socialista cordobesa (que no sevillana) y con ella a todas las mujeres feministas de verdad que no estudiaron en Estados Unidos ni llegaron de otros escenarios norteamericanos o creados por exministros exóticos.

¿Y ahora qué? En el PSOE nos encontramos un frente borroso formado por ministras liberales, ministros de la diversidad, ministras de igualdad sin igualdad, consejeros y ministras neoliberales, consejeros socialistas sin historia ni base incluso con ejércitos pendientes de probar, promesas incumplidas, títulos de autoproclamación sin méritos sociales ni ideológicos cumplidos (sin mencionar la ética, ya llegará el momento de tocar ese tema). Un gabinete ejecutivo sin valores socialistas, sin la “voz de lo humano” pero, eso sí, con nóminas que compiten con las grandes fortunas deshumanizadas.

Todo ello cuando a lo más que aspiraba el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, era, y es, a que un conserje le sirviera un café en su despacho. Iglesias no podía pretender llegar más allá de serle útil al presidente; acompañar oficialmente a la “reina”; planificar, vivir y educar a sus hijos e hijas fuera de España cuando él despierte de su “sueño” del poder; pasar a la historia como media naranja de la primera pareja sentimental que dirige dos ministerios en un Gobierno (!eso tiene tela!). Sin duda, todo eso tendrá que agradecérselo de por vida al “tambor mayor de Donosti”, a Iván Redondo. Confieso que todavía me desconcierta esa corporación de nacionalistas que trata de organizar el líder de Podemos. ¿Cuánto habrá tenido que pagar nuestra democracia por ello, por lo del tambor? Y no lo siento por mí, que siendo de Bollullos Par del Condado fui fundador de Aldaketa, 14 años delegado de una publicación vasca creada y fundada por mí, directivo de la productora delegada de cuatro televisiones autonómicas en Euskadi, Euskalerria e Iparralde, alguien que tuvo que vivir durante 10 años con escolta del Ministerio del Interior (por decisión de un Gobierno del PP) debido a las amenazas de ETA. Fui el primer amenazado que renunció a la escolta en tiempos de crisis en 2009 (el documento con la respuesta de agradecimiento del ministro Rubalcaba consta en los archivos, dispongo de los originales de origen y destino). Verdaderamente, lo del “tambor” no lo siento por mí, sino por el gran socialista y humanista Ernest Lluch. Lo siento por Jesús Eguiguren, del que fui y sigo siendo amigo y cómplice en la solución y en la verdad, aprendiz suyo (en algunas dedicatorias públicas me reconoce igualdad en el trato, aunque solo era fruto de su bondad). Fui coautor y editor de Jesús, colección Sueños de Libertad, amigo y compañero entrañable antes, después, ahora y siempre. Asumí  con la ideología socialista el puesto en la lista a la alcaldía de Mondragón, la lista de los locos que nos situaba a muchos socialistas de alma y corazón en el punto de mira de las pistolas del terrorismo. Poco más tarde se pudo comprobar con el asesinato en manos de ETA de mi amigo Isaías Carrasco. Semanas antes disfrutó de Andalucía, de la Sevilla profunda del Aljarafe vía mi hospitalidad con el fin de hermanar el socialismo del inolvidable Vicente Zaragoza de Castilleja del Campo con el del amigo Paco de Mondragón.

Puedo escribir y hablar con conocimiento de causa, me gané mi derecho a hacerlo desde el respeto y la conciencia social. Me gané poder analizar la situación que vive hoy el PSOE desde mi vida vivida. Acertaré o me equivocaré, pero en ambos casos lo haré desde la razón, o no, pero sin miedo, rechazando siempre el cómplice silencio, abrazando el romanticismo socialista pregonado por el gran maestro de humanidades Don Antonio Machado desde la coherencia de la historia, desde la voz de lo humano que tanto me ha servido en mi vida vivida.

Hoy el Gobierno, está influido y asesorado  en gran parte por taimados que acechan e incluso deciden. Crisis en Defensa, crisis en Interior, la economía destruida, la destrucción social, las subvenciones y con ellas la corrupción que estas atraen, la presión del capital deshumanizado, la crisis de liderazgo en Andalucía (tanto para unas como para otras siglas), la apuesta a todo o nada con Salvador Illa en las elecciones de Cataluña, el apoyo sin reservas del PSOE a la monarquía, los presos del procés que no sabemos cómo acabarán, catástrofes naturales, barones corruptos de uno y otro lado, política internacional descompuesta, bancos quebrados, las amistades peligrosas, la incoherencia con los agentes sociales… En definitiva, el guía puede hundir el gran buque entre los barros que al mar llegan de los débiles ríos. Esta coalición no fue avalada por las urnas, sino por el interés de unos caciques que supieron presionar y utilizar a un “líder muerto” con la astucia de un asesor en la sombra. Todo salió “redondo”. Y ahora todo podría estar, si la ideología del compromiso con el socialismo no lo remedia, a punto de estallar.

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. Que importante debe ser el Ministerio de Igualdad y que qué gran política es la usuaria de la Ruber.
    Mire usted señor Domínguez, Sanchez y Calvo, en campaña decían que eran la izquierda, derogarian no se cuantas leyes, reconstruyendo el estado social, etc.
    Hoy después de un año, la factura de la luz del humilde sube, nos vamos a jubilar más tarde y peor, los privilegios de la casta continúan, véase tema de vacunas y un largo etc.
    La derogación de leyes ni está ni se la espera, bueno algo se hará en el ámbito laboral, para contentar a UGT y algún otro y, evitar alguna movilización.
    De los socios de Gobierno, pues eso, le han sacado los Presupuestos sin tener que pactar con la derecha , que es lo que quería Sanchez y, ahora vienen las diferencias, mi opinión es que Podemos se vaya de este Gobierno, explique las causas y a otra cosa, más pronto que tarde el partido se Sanchez y Calvo, les traicionará, el PSOE lo lleva en los genes.
    De la ideología de la señora Calviño no vamos a hablar, ya se ve en el caso Popular, las nuevas comisiones de la banca, la influencia económica sobre la salud, etc. , la fuente ideológica de esta señora es de Largo Caballero y Pablo Iglesias.
    Buen día de Domingo a todos

  2. Deje de blanquear a la «feminista», «auténtica», «leal», «sujeto (a) del buen hacer»,etc… Sra. Calvo.
    Nos flipan sus artículos publicitarios buscando dónde sembrar su enciclopédica cultura política.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre