La barbaridad de una gran parte de los políticos israelíes, sobre todo los ultraortodoxos, parece no tener límite. El pasado fin de semana se produjeron ataques del Ejército de Israel contra la Franja de Gaza en la que fueron asesinados 25 palestinos. Entre los muertos se encontraban dos mujeres embarazadas y dos bebés.

Sin embargo, esta cifra le ha parecido «poca cosa» al diputado ultra Bezalel Smotrich, quien, a modo de lamento, ha afirmado en su cuenta de Twitter que «El enfrentamiento en Gaza debería haber acabado con 700 muertos (un palestino muerto para cada cohete lanzado contra Israel) y con graves daños causados a Hamás. Así, habría requerido años la recuperación del Hamás y lo pensaría muy bien antes de atacar Israel de nuevo».

Los enfrentamientos se iniciaron cuando fueron lanzados varios cohetes a territorio israelí. El presidente ultra conservador Benjamin Netanyahu ha dado orden al Ejército israelí «de que continúe con los ataques masivos contra la Franja de Gaza. También he dado orden a las fuerzas que operan en los alrededores de Gaza a que aumenten la presión con tanques, artillería e infantería».

Tras el lanzamiento de cohetes a poblaciones del sur de Israel, la respuesta israelí ha sido lanzar una nueva ofensiva total contra la Franja de Gaza con la excusa de que se va a eliminar a las facciones «terroristas» de Hamás. Sin embargo, la realidad es que se busca una excusa, un presunto casus belli, para justificar la represión y las políticas de exterminio contra el pueblo palestino.

El Ejército israelí continuó durante todo el fin de semana con ataques terrestres y aéreos contra posiciones de las milicias de Hamás.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 1 =