El sindicato UGT ha denunciado ante la Fiscalía de Fuenlabrada contra la cadena de mando de los profesionales que actuaron en el incendio forestal ocurrido la tarde/noche del pasado viernes 28 al sábado 29 de junio de 2019, en los términos municipales de Almorox, Cadalso de los Vidrios y Cenicientos, por poner en peligro grave la vida, salud e integridad física de las personas trabajadoras.

Uno de los retenes salvó la vida milagrosamente dos veces en el incendio de Cadalso de los Vidrios, otro grupo de brigadistas escapó de las llamas en Navalafuente cubriéndose de agua, un fuego teóricamente extinguido donde no se dejó una dotación de vigilancia y se reavivó por la noche. Estas son algunas de las negligencias que las Brigadas Forestales de la Comunidad de Madrid denuncian sobre la gestión de los incendios en la Comunidad.

La delegación del sindicato UGT ha estado, encabezada por la secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente, Ana García de la Torre, para quien “la Fiscalía debe investigar y analizar lo que ocurrió en ese incendio, donde se puso en serio riesgo la seguridad y la integridad física de los trabajadores y puede haber indicios de delito penal contra, concretamente, 5 bomberos forestales que salvaron su vida gracias a su enorme pericia y profesionalidad”.

En este sentido, ha reclamado “que se asuman las responsabilidades oportunas y que haya dimisiones. La gestión de ese incendio fue una catástrofe medioambiental, se quemaron unas 2.000 hectáreas que podían haberse evitado, ya que la orden de intervención llegó casi una hora después de haber dado el aviso del avistamiento de la columna de humo”.

La responsable de salud laboral ha señalado que “pudo haber sido una catástrofe humana también, ya que la cadena de mando obligó a los trabajadores a intervenir cuando un técnico forestal dijo que en esa zona no se podía, poniendo en serio riesgo sus vidas”. Por ello, “hemos entregado también a la Fiscalía el Plan INFOMA 2019, donde viene el procedimiento a seguir y la orden de mando. Queremos que se llegue hasta el final y se asuman las consecuencias que sean oportunas”.

Hay que depurar responsabilidades

En el registro de la denuncia han participado, además, el Responsable de Bomberos Forestales de FeSP-UGT-Madrid, Antonio García Zamora, y tres brigadistas forestales, de los cuales uno de ellos, Nicolás Martín, formó parte del retén 3465 de Villadelprado que participó en la extinción del incendio aquel día. “No entendemos por qué retenes que estaban en zonas próximas al incendio, como el de Cenicientos, el de San Martín de Valdeiglesias o el de Robledo, no salieron hasta las diez de la noche, cuando estuvieron dando avisos continuos del fuego”.

Ana García de la Torre ha denunciado “una fuerte descoordinación entre los mandos. Cuando nosotros vimos la columna de humo estábamos a 10 minutos del incendio y se nos dio la orden de no actuar y volver a la base. Y cuando llegamos a la base, se nos da la orden de actuar, casi una hora después, cuando el incendio estaba descontrolado. Además, no se hizo caso a nuestro técnico forestal, que recomendó no actuar en la zona, y se puso en peligro nuestras vidas”.

Además, ha señalado que, “según una evaluación del Cuerpo de Bomberos, la seguridad y la comunicación el primer día del incendio fue tan mala que no pasa del 1,2 sobre 10. Con los recursos que hay en la Comunidad de Madrid, esto supone un desastre y no debería pasar. Estamos jugando con muchas vidas y con el medio ambiente”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre