Mediterráneo

Las cifras de la inmigración en el Mediterráneo son dramáticas. El año pasado, 2 262 inmigrantes fallecieron o desaparecieron en el mar Mediterráneo cuando intentaban alcanzar territorio europeo en su camino hacia un ‘futuro mejor’.

El número se ha reducido en torno a un 28 % con respecto a 2017, cuando se registraron 3 139 casos de muertes o desapariciones. Pero, todavía hoy, el conocido como Mare Nostrum en tiempos del imperio romano, representa la ruta más mortífera para los migrantes.

Los datos publicados por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, también reflejan un menor número de llegadas a las costas de los países mediterráneos.

Hace un par de años, fueron 172 301 las personas que cruzaron el mar para llegar a Europa. En 2018, lo lograron 114 941 inmigrantes. El año pasado, España volvió a ser la primera puerta de entrada al ‘Viejo Continente’ y el primer país de origen de los migrantes, con 13 068 personas, fue Guinea-Conakri. La tendencia podría continuar en los próximos meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × dos =