Foto: Agustín Millán.

El Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social prepara el envío masivo de cartas a la empresas, dentro de un nuevo plan de choque que está previsto sea entre los meses de agosto y diciembre de este año. Se pretende poner coto y sacar a la luz el fraude en la contratación temporal y a tiempo parcial. También se pretende luchar contra el uso abusivo del horario de los trabajadores temporales.

El objetivo es hacer aflorar el fraude en la contratación, a través de un efecto disuasorio sobre los empresarios

El borrador provisional sobre de estas dos campañas que ultima Trabajo se destaca que a “pesar del impacto positivo de los anteriores planes de choque, los datos indican que la contratación temporal fraudulenta y el uso irregular de contratos a tiempo parcial siguen siendo dos de los principales problemas del mercado de trabajo y contribuyen de forma determinante a su precarización”.

Tras la reunión, tanto el secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, como la secretaria de Empleo, Cualificación Profesional y Migraciones de CCOO, Lola Santillana, han demandado que este tipo de planes sean a más largo plazo y se desarrollen durante todo el año. Los dos sindicatos han coincidido en exigir que destinen más recursos para la Inspección de Trabajo e ir más allá de las multas, aplicando el Código Penal.

Trabajo tiene previsto que los nuevos planes sean ejecutados por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y seguirán los mismos objetivos y metodología que los planes de choque anteriores. El objetivo común es hacer aflorar el fraude en la contratación, a través de un efecto disuasorio sobre los empresarios dirigido a prevenir prácticas abusivas y fraudulentas.

El plan de choque contra el fraude en la contratación temporal cruzará los datos de los contratos temporales, con los datos de la Tesorería General de la Seguridad Social, para que afloren aquellos contratos que se hayan podido suscribir de forma fraudulenta o con superación de los límites temporales de duración, y se procederá a regularizar los mismos. También se utilizará para tal fin, el envió de masivo de cartas a las empresas.

“El desarrollo de este plan aportará una mayor seguridad sobre su jornada de trabajo a los trabajadores, una regularización de las bases de cotización y un incremento de la capacidad recaudadora del sistema de Seguridad Social”, se puede leer en el borrador.

Lola Santillana de CCOO ve positivas las campañas específicas para combatir la contratación temporal fraudulenta. Pero considera que estas campañas con envío de cartas y posteriormente inspecciones a las empresas sospechosas de fraude laboral, “deberían incorporarse de forma habitual a las actuaciones de la Inspección de Trabajo durante todo el ejercicio”.

Se quiere prevenir prácticas abusivas y fraudulentas

El Plan Director por un Trabajo Digno y las actuaciones contra el fraude en 2018, ha sido positivo para CCOO, al haberse incrementado el control respecto a los becarios, los falsos autónomos, los riders (repartidores), a las plataformas digitales y al comercio electrónico, con la conversión a cuenta ajena de más de 8.000 falsos autónomos, del total de más de 32.000 existentes.

Por su parte el secretario de Política Confederal de UGT, Gonzalo Pino, ha calificado de muy importantes los resultados obtenidos por el plan director, contribuyendo a levantar el fraude en la contratación y en horas extraordinarias, así como que se ponga interés por parte de la Administración en lanzar estas campañas específicas.

Gonzalo Pino ha demandado que estas campañas se desarrollen durante todo el año y por ello, cree que hay que ir más allá de las multas y dar un salto en la aplicación del Código Penal. Se debe incluir un mayor control y más firmeza contra el fraude en la contratación.

Desarrollo de los planes

El desarrollo de los planes se llevará a cabo en dos fases. La primera constará en la detección de situaciones de posible fraude, a través de la herramienta de lucha contra el mismo, tanto en materia de contratación temporal como de trabajo a tiempo parcial.

Las empresas con situaciones de posible fraude serán objeto de una comunicación por parte de la Inspección de Trabajo, instándoles a revisar su situación, y advirtiéndoles de una posible actuación inspectora de comprobación en caso de que no regularicen a los trabajadores. Tendrán un plazo de un mes para llevar a cabo dicha revisión y regularización.

La segunda fase consistirá en la implementación, a través de la herramienta de lucha contra el fraude, de las modificaciones que hayan sido realizadas respecto de la situación de sus trabajadores, por las empresas que han recibido estas comunicaciones.

Aquellas compañías que continúen con la situación inicial, o solo la hayan modificado parcialmente, serán objeto de una actuación por parte de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para la comprobación del fraude, adoptando las medidas que resulten preceptivas tras el análisis de cada situación.

La primera fase de los planes de choque 2019, será objeto de seguimiento y evaluación durante el mes de enero de 2020 en el seno de la Comisión Permanente del Consejo Rector y en la Comisión Permanente del Consejo General del Organismo Estatal Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

190.000 contratos regularizados en 2018

En el borrador se han hecho públicos los resultados del Plan Director por un Trabajo Digno 2018-2019, con medidas contra el abuso laboral y dos planes de choque desarrollados entre agosto y diciembre del año pasado.

En dichos planes, el número de trabajadores afectados por el conjunto de las cartas enviadas a las empresas fue de 130.831. De las misivas, 80.529 se referían a trabajadores con fraude en la contratación temporal, y 50.302 por uso irregular de los contratos a tiempo parcial.

En relación al plan de choque contra la contratación temporal fraudulenta, se afloraron 61.445 contratos temporales en indefinidos, suponiendo el 76,3% de las personas trabajadoras afectadas por este plan. Sumando las 132.501 transformaciones por actuaciones ordinarias, eleva el número de contratos temporales transformados en indefinidos a 193.946 contratos regularizados, el mejor dato histórico de la Inspección.

Respecto al plan de choque contra el uso irregular de la contratación a tiempo parcial, se incrementó la jornada en 8.824 contratos, lo que supone un 17,5% de los trabajadores afectados del plan. De ellos, 7.586 son incrementos de jornada igual o superior al 50% de la jornada que tenía inicialmente declarada, lo que supone que este tipo de ampliaciones representa el 85,9% de las realizadas.

En total, la actuación de la Inspección durante 2018 en materia de ampliaciones de jornada alcanzó los 31.517 ampliaciones (22.693 por actuaciones ordinarias y 8.824 por el plan de choque), registrando también el mejor dato histórico.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre