lunes, 14junio, 2021
20 C
Seville

Torra critica la gestión de Sánchez en la epidemia pero se olvida de las “tarjetas comedor” para niños pobres

- Publicidad -

análisis

Las cuentas de Vox (II): la denuncia de Alianza Cívica contra el partido ultra por financiación irregular

Hace solo unos días, elDiario.es informaba: "El fiscal jefe del Tribunal de Cuentas ha remitido a Alianza Cívica, un partido de nueva creación, una...

El CSD quiere, de nuevo, regular las profesiones del deporte

El presidente del Consejo Superior de Deportes, José Manuel Franco, propone una regulación de las profesiones del sector deportivo porque es una “reclamación de...

Las cuentas de Vox (I): Abascal quiere acabar con el despilfarro en España pero las cuentas de su partido no cuadran

Vox, el partido de los patriotas españoles que pretende gobernar España con mano de hierro, sacar el látigo contra los chiringuitos y mamandurrias socialistas...

La condena a Ratko Mladić y la interminable pacificación de los Balcanes

Las guerras balcánicas de los 90 tuvieron un impacto político y mediático particularmente destacado, quedando en la memoria colectiva como un paradigma de hasta...
- Publicidad-

Quim Torra siempre trabaja para la independencia. A todas horas, de día y de noche, haga sol o llueva, cuando está de vacaciones en el Prepirineo catalán o metido en su despacho bajo la gloriosa estelada. Pase lo que pase, él va a piñón fijo. Y una simple pandemia que siega la vida de cientos de inocentes en apenas unas horas no va a ser motivo o excusa para alterar la agenda hacia la inevitable República. Si Marchena con toda su maquinaria judicial al servicio del Estado totalitario fascista no ha sido capaz de frenar la hoja de ruta del procés no lo va a conseguir un bichito llegado de la China amiga, que además ya había comprometido hackers y dinero a espuertas para la causa soberanista.

En los últimos días, el honorable president se ha remangado para luchar contra el coronavirus, claro que a su manera, y siempre para salvar la salud de Cataluña y solo de Cataluña, que a fin de cuentas es lo único que importa en el mundo. Madrid que se apañe con su gripe española pobre y africana, que los catalanes siempre han hecho las cosas ben fetes, a la europea, y el Ángel Exterminador seguro que pasa de largo por Canaletas. Con esa filosofía patriótica, el líder independentista ha aumentado la estrategia de la tensión en medio de la pandemia, ha enviado cartas a los líderes de la Unión Europea chivándose de la mala gestión de España en esta crisis y ha concedido entrevistas a la BBC poniendo a caldo a Pedro Sánchez. Solo le ha faltado movilizar a los chicos de los CDR y concentrarlos ante la Jefatura de Policía en Vía Laietana para tirar unos pedruscos y quemar unos contenedores. Si no lo ha hecho ya es porque el joven y entusiasta Ejército catalán aún no dispone de arsenales y mascarillas suficientes (ya llegarán de la aliada Eslovenia). Para Torra nunca debe perderse de vista el objetivo final. La auténtica guerra debe ser contra el hediondo español; el microbio letal debe quedar en segundo plano. Y ahora es el mejor momento para echar a las tropas borbónicas de Cataluña a fuerza de escupitajos contaminados, tal como ha sugerido ese concejal de la CUP. El gargajo es un arma de destrucción masiva barata, rápida, fácil de usar, no como las pistolas de los Mossos que nunca llegaron.

A Torra le ha vuelto a entrar el mono sedicioso y lo que le pide el cuerpo es proclamar la República ya, cuanto antes, sacar a la gente a la calle, que un virus es una merda al lado de un patriota catalá. De modo que la tentación insurreccional en el momento de mayor debilidad de España es fuerte. ¿Cómo resistirse a proclamar una DUI ahora, cuando los piolines y picoletos están ocupados sacando moribundos de las calles y ayudando a ancianos a hacer la compra?

Sin embargo, una vez más el tiro le ha salido por la culata. En las últimas horas, cincuenta alcaldes de Cataluña, casi todos del área metropolitana de Barcelona, le han afeado a Torra sus medidas sanitarias para frenar el coronavirus y han reclamado por carta al president que se ponga las pilas, que se deje de cuentos y haga política de verdad. Los firmantes tachan de caótico el sistema de la Generalitat para repartir las tarjetas monedero con la beca de comedor que deben recibir los niños de familias sin recursos. O sea, que las ayudas contra la epidemia no llegan. Entre los ediles críticos está Ada Colau, a quien no debe haber sentado nada bien la entrevista con la BBC, en la que Torra deja a España a la altura de Afganistán por la forma en que está gestionando la epidemia.

Tanto criticar a Sánchez y resulta que el honorable tiene abandonados a los niños catalanes pobres. El hombre anda muy atareado construyendo su República virtual, levantando sus embajadas en el extranjero y tejiendo su tupida red de mensajeros e informantes en Waterloo y en Perpiñán y se ha olvidado de que hay un pequeño problema, un asuntillo sin importancia, algo que le han contado sobre un extraño virus que circula por ahí.

La respuesta de Moncloa no se ha hecho esperar. Hace un minuto, Pedro Sánchez Delano Roosevelt se lo ha dejado meridianamente claro: “No voy a confrontar con nadie, no es el momento de hacerlo. Mi tarea es unir, porque será unidos como venceremos al virus”. Una frase llena de templanza, sentido común y lógica política. Pero Torra, en su obcecación patriótica, ya no escucha a nadie. La fiebre por la República es más fuerte que la que provoca el maldito microbio de Wuhan. Construirá su nación cuanto antes, sí o sí. Aunque sea sobre un montón de cadáveres comidos por la peste negra del siglo XXI. Ahora es mucho más importante que ni un solo soldado de la UME ponga sus botas invasoras en territorio soberano que frenar a un bicho que parece extraterrestre. Bien mirado, Torra también es un poco marciano.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Siria: La mayor tragedia del siglo XXI

Corría el año 2010, el mundo era una fiesta democrática tras la ‘revuelta del pan’ en Túnez y los medios de comunicación europeos hablaban...

La explotación infantil se incrementa por primera vez en 20 años

El número de niños en situación de trabajo infantil se eleva actualmente a 160 millones en todo el mundo, tras un aumento de 8,4...

Deloitte a la JUR: «Esta valoración debe considerarse altamente incierta»

Hoy se celebra en el Tribunal General de la Unión Europea la primera vista del Caso Popular donde está en juego la nulidad de la resolución

Reino Unido calificó a cientos de niños negros como «educativamente subnormales»

La BBC ha producido un documental en el que se recogen los testimonios de niños negros que fueron etiquetados como «educativamente subnormales» por el...
- Publicidad -

lo + leído

Siria: La mayor tragedia del siglo XXI

Corría el año 2010, el mundo era una fiesta democrática tras la ‘revuelta del pan’ en Túnez y los medios de comunicación europeos hablaban...

La explotación infantil se incrementa por primera vez en 20 años

El número de niños en situación de trabajo infantil se eleva actualmente a 160 millones en todo el mundo, tras un aumento de 8,4...

Deloitte a la JUR: «Esta valoración debe considerarse altamente incierta»

Hoy se celebra en el Tribunal General de la Unión Europea la primera vista del Caso Popular donde está en juego la nulidad de la resolución

Reino Unido calificó a cientos de niños negros como «educativamente subnormales»

La BBC ha producido un documental en el que se recogen los testimonios de niños negros que fueron etiquetados como «educativamente subnormales» por el...