Foto: Agustín Millán.

La crispación política puede llegar a nublarnos la mente. Incluso, puede llegar a difamar y pretender que la realidad se adecúe a lo que le gustaría a alguien, cuando no hay más que una y es tozuda.

Lo que le ha pasado a Toni Cantó no es algo nuevo para él: compartir información adulterada sin contrastar y sin tener la precaución que alguien con su cargo debería tener, es lo que precisamente ha vuelto a sucederle hoy. Ha compartido una «noticia» de un «diario», donde se señala al hecho de que Enrique Santiago no ha presentado en su declaración de bienes al congreso la propiedad de la casa en la que se han alojado Irene Montero y Pablo Iglesias estos días.

Pretenden de esta manera, tanto desde «esdiario», como de Vozpopuli o el propio Javier Negre, como el propio diputado Toni Cantó dar a entender que Enrique Santiago oculta bienes de su patrimonio, generando así la duda sobre su transparencia.

Sin embargo, la realidad, como decíamos, es tozuda y termina por imponerse: en la declaración de Enrique Santiago no aparece la casa de un pueblo asturiano porque no es suya. Es de la familia de su mujer «desde hace 200 años», según él mismo ha explicado.

En este sentido, sería interesante que Toni Cantó consultase a un abogado de familia, sobre la propiedad de los bienes que se heredan en un matrimonio que estuviera en régimen de gananciales. Un supuesto que podría ser el caso de Enrique Santiago. En ese caso, los bienes heredados por uno de los cónyuges siguen siendo patrimonio privativo, es decir, no es de la sociedad de gananciales como norma general.

¿Qué significa esto? Que la casa heredada por la familia política de Enrique Santiago no debe constar entre los bienes del político, porque sencillamente, no es su patrimonio. Una razón más que evidente por la que el titular de Esdiario debería corregirse y el diputado Toni Cantó disculparse por su tuit:

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. Estos bulos no deberían salir de rositas. Deberían pagar por su mala intención y intento de desacreditar públicamente una persona. Son, ellos, personajes (+/-) públicos y sus mentiras llegan a gente despistada y les puede influir. Muestran su bajeza moral pero con ello, esperan ganar lo que honestamente no pueden. El «negre», creo no engaña a nadie ya,pero Cantó es se sienta en la Cortes Valencianas. Estas Cortes deberían tomar el asunto como propio.

  2. Les trae sin cuidado. Saben que mientras esta injusticia ocupe los juzgados a todos los niveles pueden hacer y deshacer a su antojo. Que mientras los medios de desinformación estén en manos de los de siempre ellos nada tienen que temer por sus desmanes.
    De los votantes del Tony no voy a decir ni lo que pienso.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre