sábado, 31julio, 2021
30.8 C
Seville

Tener poder porque el bien reviente

José Repiso Moyano
Escritor español de larguísima trayectoria nacido en Cuevas de San Marcos, Provincia de Málaga, que ha publicado miles de obras en 50 años (literarias, de conocimiento,etc), y ha obtenido premios y reconocimientos por su participación en concursos, periódicos, revistas, recitales, programas de radio, acciones humanitarias y eventos literarios en todo el Mundo.
- Publicidad -

análisis

Homenaje a Antoni Benaiges, asesinado en 1936 por llevar a Burgos el modelo francés de “escuela avanzada”

Antoni Benaiges fue un maestro inquieto, comprometido y valiente, que llevó a un pueblecito de Burgos, Bañuelos de Bureba, las más avanzadas técnicas de...

Buen viaje Deliveroo, y que ustedes lo estafen bien

Deliveroo, la plataforma de reparto de comida a domicilio, planea irse de España. Pues que cierren la puerta al salir y buen viaje, como...

El Repaso del 30 de julio: información importante sobre contagios en personas vacunadas, vacunación a embarazadas y protección

Como cada día en El Repaso ponemos el foco en aquella información que consideramos ha de ser explicada y desarrollada. Hoy, especialmente ponemos el...

El caso Kitchen airea las vergüenzas de la Justicia española

El juez García Castellón ha dejado el caso Kitchen en nada. Es cierto que prosigue la investigación contra el ex ministro de Interior Jorge...
- Publicidad-

El ser humano siempre ha querido ejercer una superioridad sobre los demás para que su vida así le resulte más fácil, sí, para aprovecharse de ellos con una cierta ventaja de dominación o meramente para destacar sobre ellos (por crear socialmente una importancia a su favor).

Desde la noche de los tiempos, el ser humano nunca paró en conseguir un control o una supeditación del medio para sus propios intereses, eso es, inclinado a un antropocentrismo inevitable pero siempre, por defecto gregario, determinando él unos beneficios aventajados para un ego concreto en prioridad (consciente o inconsciente).

Por ello, en su comunidad, consigue primero la obvia supeditación de la mujer totalmente a sus ambiciones-deseos-caprichos; y luego consigue la supeditación de otros seres humanos débiles o de los que no tenían ése poder o tanto poder que él sí ejercía sobre los demás.

En claro, solo era en realidad posible la supeditación a través de un poder-superioridad; no obstante, tal poder (que actúa él solo por una posicionalidad superior o superioridad ejercida sobre otros) podía ser de origen físico (de fuerza física) o, bien, podía también ser de una acumulación de recursos vitales o de unos recursos de presión comunal que solo estaban en manos de alguien en concreto.

- Publicidad-

Eso era (y es, aun ahora) el tener un poder, por el cual siempre había unas consecuencias de imparables beneficios hacia la voluntad “altanera” de un ser humano. Sí, porque el poder de supeditación (ése muy definido que se aprovecha de una desventaja-debibilidad ya de los demás) solo racionalmente se distingue en que incide en la voluntad de otros, y los pone cada vez más “a sus pies”, ¡siempre!, los pone que aguanten ciertas cosas, a que consientan todo el Sistema “tal como está”, a que sean bobos-sumisos-sirvientes nunca cuestionando un establecido “tener formas” conductuales que objetivamente beneficia en inmoralidad solo a unos, ¡exacto!

El tener poder es que cierta voluntad (“una” con ciertas ventajas irracionales) se beneficia en sociedad, en un sí o sí, aunque otras voluntades se contrapongan a ello.

El tener poder es que un “yo” se contrapone a que otros “yoes” influyan socialmente (aun sin avalarse por razón) más que él mismo; pero, en ésa contraposición, además vence-triunfa.

El tener poder es que algo social (una regla, una infraestructura o una inercia social) sigue irracionalmente prevaleciendo solo porque unos tienen dinero o tienen más voz (ellos más que los demás) o tienen influencias (ellos más que los demás) o tienen más derechos (ellos más que los demás) o tienen informaciones-desinformaciones (ellos más que los demás) o tienen complicidades con el mal-error (ellos más que los demás) o tienen licencias para no ayudar al que razona (ellos más que los demás) o tienen mentiras hasta en la sopa (ellos más que los demás) o tienen….  ése miserable vacío de conciencia en sus inhumanas vidas.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Otro coliving es posible

La pasada semana, Ernesto del Valle, uno de mis socios en Xaudable tuiteaba "Todo lo que nos pasa en esta vida y merece la...

Juego sucio de Hamilton: sangre mañana

Se ha utilizado la ley para vulnerar su espíritu. Ha sido feo y sucio, y más feo y sucio todavía porque, repetimos, se ha...

Yolanda Díaz pretende lanzar una gran plataforma de izquierdas para plantar cara a la extrema derecha en las próximas elecciones

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha defendido esta misma semana "levantar un proyecto de país para la próxima década" desde "muchos espacios...

Doña Emilia, un valor seguro bajo la sombrilla

Cuando Agatha Christie aún ni siquiera se planteaba ser una novelista de obras policiacas, en España la rompedora Emilia Pardo Bazán ya había roto...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Otro coliving es posible

La pasada semana, Ernesto del Valle, uno de mis socios en Xaudable tuiteaba "Todo lo que nos pasa en esta vida y merece la...

Juego sucio de Hamilton: sangre mañana

Se ha utilizado la ley para vulnerar su espíritu. Ha sido feo y sucio, y más feo y sucio todavía porque, repetimos, se ha...

Yolanda Díaz pretende lanzar una gran plataforma de izquierdas para plantar cara a la extrema derecha en las próximas elecciones

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha defendido esta misma semana "levantar un proyecto de país para la próxima década" desde "muchos espacios...

Doña Emilia, un valor seguro bajo la sombrilla

Cuando Agatha Christie aún ni siquiera se planteaba ser una novelista de obras policiacas, en España la rompedora Emilia Pardo Bazán ya había roto...