La evolución del interés por la decoración de interiores en las últimas décadas es innegable. Cada vez son más los propietarios e inquilinos que se preocupan por la apariencia, por el equilibrio y por la calidez de sus estancias y se ocupan de todas ellas hasta el mínimo detalle. No es que antes se dejase todo al azar, pero sí se le daba menos importancia a eso de conseguir la armonía en toda la casa.

Basta con analizar el cambio que ha experimentado una de las zonas más importantes de los hogares y, a la vez, una de las más ignoradas históricamente: la cocina. Las últimas novedades en mobiliario, equipamiento, accesorios de decoración e iluminación y demás objetos de interiorismo están destinadas, principalmente, a esta parte de la casa. Temporada tras temporada, las tendencias en cocinas se convierten en las grandes esperadas y en una apuesta más que segura para darle el cambio definitivo a la apariencia del hogar.

Estancias multifuncionales, elegantes, prácticas, sencillas y con mezcla de materiales. Así son las nuevas cocinas vistas a través de los ojos de los expertos en decoración de interiores. Quien esté pensando en cambiar esa composición modular tradicional de las cocinas del [ya] siglo pasado o aquellos que se encuentran en pleno proceso de construcción de su futura casa, no pueden perder la pista a las tendencias en cocinas más actuales.

Adiós al blanco tradicional

Una de las principales características de las nuevas tendencias en cocinas es su ruptura con lo tradicional. El blanco deja de ser el color principal de esta estancia de la casa y es sustituido (o complementado) por otros más llamativos, vívidos o impactantes. De todos los posibles, el negro se lleva la mayor parte del protagonismo.

Las cocinas de diseño modernas, como las presentadas por firmas como Dada o Poliform (disponibles en BANNI-Elegant Interiors) juegan con las luces y sombras creadas por esta tonalidad y crean un entorno elegante, armónico, sencillo y limpio. Las últimas propuestas aconsejan combinar diferentes tonalidades oscuras, recurrir a acabados mates o introducir puntos de color a través de dorados, metálicos o blancos en fregaderos, tiradores, etc.

En la cocina, no todo es alicatado

Los azulejos han liderado el mercado de la construcción de cocinas durante décadas. Pero las nuevas tendencias indican que, aunque se sigue llevando el alicatado, no es la única opción para conseguir una estancia bonita y acogedora. Los interioristas proponen azulejos más pequeños y de colores más vistosos para las paredes o alternativas algo más rompedoras y llamativas.

Suelos de madera, de concreto (parecido al cemento) o incluso piedra consiguen ese toque diferente a lo que ya deberíamos considerar como el centro neurálgico de la mayor parte de las casas. El juego de colores, de formas y de estilos que proporcionan todas estas opciones es básico para conseguir una cocina moderna y con estilo.

La importancia de la encimera

Después de los electrodomésticos, la encimera es uno de los pilares fundamentales de una cocina de diseño funcional. La razón es evidente: es necesaria durante el cocinado y preparación de los platos de los menús semanales. Pero también sirve de soporte para cualquiera de las múltiples tareas que se pueden realizar ahora en la cocina (deberes, reuniones familiares improvisadas, lecturas…). Por esta misma razón, los usuarios han empezado a buscar materiales que soporten todos los envites de la rutina diaria, con propiedades antibacterianas, resistentes, duraderos y, por qué no decirlo, vistosos.

Las firmas han escuchado todas estas plegarias y proponen encimeras de mármol (todo vuelve), de madera o, incluso, de concreto. También se mantienen las tendencias de los últimos años, en los que los materiales de alta resistencia y adaptabilidad – como el cuarzo o el granito – asumen el protagonismo.

El arte del escondite para los armarios

Al hablar de cocinas funcionales, inconscientemente, pensamos en multitud de armarios, cajones y espacios específicos que aumentan hasta el infinito la capacidad de almacenamiento de la estancia. También sin darnos cuenta, visualizamos todas las asas y manillas que son necesarias para acceder a estos rincones y que, quizás, son más molestas que ventajosas.

De nuevo las tendencias se han adelantado a las necesidades de los usuarios y proponen composiciones de armarios y cajoneras sin tiradores, integrados u ocultos detrás de puertas automáticas. Gracias a ello, las líneas de las cocinas de diseño se simplifican, se suavizan y consiguen una apariencia distinta, similar a cualquier otra estancia de la casa.

¡Luces y acción!

La luz también ha ido adquiriendo un protagonismo insospechado en las cocinas del siglo XXI. Gracias a ello, dejamos atrás los tradicionales fluorescentes que, de un plumazo, alumbraban hasta el último rincón de esta parte de la casa. Las opciones para las próximas temporadas se centran en lámparas y puntos de luz diferentes, menos generales y más centradas en las zonas en las que se encienden.

Así se traduce en la práctica, Por un lado, se aprovecha al máximo la luz natural. Para ello, las cocinas de tendencia hacen girar todo su mobiliario alrededor de las ventanas y las puertas (al exterior o al resto de la casa). Pero cuando esta opción no es posible o, sencillamente, para cuando cae el sol, los nuevos catálogos proponen focos integrados en el techo, los armarios y la campana extractora, combinados con lámparas de pie o colgantes. Con estos toques de luz tan diferentes a lo acostumbrado se consigue una mayor sensación de amplitud en la cocina y una apariencia más cuidada y elegante.

El arte de reciclar, también en la decoración de cocinas de diseño

Las nuevas tendencias para la cocina suponen un salto de calidad en la apariencia y la funcionalidad de esta estancia tan versátil. Pero, aunque toda esta recopilación de nuevos estilos demuestre lo contrario, los proyectos de interiorismo para cocinas modernas no tienen por qué suponer la ruptura definitiva con el pasado. Entre las propuestas más llamativas figuran la combinación de materiales ya utilizados en otras épocas (como el mármol) con otros más innovadores, o el uso de muebles ‘camuflados’ tintados en el color blanco más tradicional.

Con un ojo puesto en las nuevas tendencias y el otro en las ideas de decoración de toda la vida, también se pueden conseguir cocinas modernas de diseño dignas de portada de revista. Y, más importante todavía, preparadas para asumir el reto de la perfecta unión entre funcionalidad, confort y belleza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here