El juicio contra tres vigilantes de seguridad de la residencia de menores Isabel Clara Eugenia (en Hortaleza, Madrid), acusados por causar presuntamente lesiones a cuatro menores ha sido suspendido.

La causa es que el juez no ha podido citar a tres de las cuatro víctimas porque, al haber cumplido la mayoría de edad ya no están bajo la tutela de la Comunidad de Madrid.

Los menores fueron agredidos, supuestamente, en el año 2016. La denuncia fue interpuesta por la Fundación Raíces. Ya en aquel momento se puso de manifiesto la difícil situación que estos menores tenían a la hora de intentar denunciar a la propia Administración que les tutela. En un primer momento, el juez consideró que se trataba de un delito leve, rebajando así la calificación de los hechos denunciados. Por eso precisamente la Fundación presentó un recurso, que fue estimado, precisamente porque no se estaba teniendo en consideración la gravedad de los hechos denunciados y que, antes de modificar la calificación del supuesto delito, habría que llevar a cabo una investigación mucho más detallada.

Tras investigar el asunto el juez consideró en 2018 sobreseer la causa. Otra vez la Fundación recurrió la decisión. La propia Fiscalía se sumó en parte a este recurso. La Audiencia Provincial de Madrid estimó la petición de la Fundación y de la Fiscalía, y devolvió de nuevo el asunto al juzgado de Madrid ordenando que se abriera juicio oral por delito leve. La Audiencia considera que ha sido evidente que se han producido lesiones sobre los menores y que ha de hacerse una correcta valoración jurídica de los hechos. Sin embargo, el juicio ha sido suspendido porque no se ha podido notificar a tres de las cuatro víctimas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here