Cuando Adolfo Suárez Illana decidió romper la disciplina de partido para votar en contra de la retirada de las condecoraciones a Billy el Niño, ayer en el Congreso de los Diputados, se saltó algo mucho más sagrado que un simple protocolo parlamentario: quebrantó el respeto a los derechos humanos, la dignidad de los represaliados por el franquismo y la memoria de un padre que siempre se significó como un hombre de paz, tolerancia y concordia. Minutos antes Íñigo Errejón, hijo de represaliado por el madero psicópata, había lanzado una agónica pregunta a cierto diputado de Ciudadanos que había tenido el cuajo de bromear con la memoria de las víctimas: “¿Mi padre no es español? ¿Es menos español que usted? Es tan español que luchó por la libertad de España y la sangró”, sentenció el líder de Más País poniendo las cosas en su sitio desde la tribuna de oradores.

El ambiente que se respiraba en el hemiciclo era el de las grandes jornadas para la historia y para políticos valientes comprometidos sin ambages con la verdad y la justicia. Por lo visto no era el caso de Suárez Illana. Desde aquel día que le dio la espalda a la portavoz de Bildu, como un niño enfurruñado, se vio que no estábamos ante un estadista de talla como fue su padre. Produce asombro constatar cómo el hijo del gran arquitecto de la Transición ha salido rana. Se puede votar en contra del aborto por convicción, de la eutanasia por religión y hasta del ingreso mínimo vital por devoción neoliberal. Pero oponerse a que se pueda despojar a un torturador de sus medallas es caer demasiado bajo.

Lo que se debatía ayer no era una moción más sobre la gestión del Gobierno en la crisis del coronavirus, ni una sesión de control a los pactos de Pedro Sánchez con Esquerra o los batasunos, ni siquiera una fiscalización a las purgas en la Guardia Civil de Pérez de los Cobos. Se trataba simple y llanamente de una cuestión ética, moral, como es hacer justicia con toda esa gente que tuvo el infortunio de dar con sus huesos en los sórdidos calabozos de la Dirección General de Seguridad, la cámara de tortura del franquismo ubicada en Puerta del Sol que funcionó a pleno rendimiento durante 40 años.

Puede que Illana (quizá haya que empezar a dejar de llamarlo por el primer apellido para diferenciarlo de Suárez El Bueno) aún no sea consciente de lo que ha hecho y dicho, pero no cabe duda de que ha escrito una de las páginas más infames de la historia de la democracia española. Su voto contrario a la degradación de honores a Billy el Niño es en realidad una palada de tierra sobre los crímenes del policía que espantaría y abochornaría a su progenitor, al genio de la política, al demócrata que fue capaz de mantenerse en pie, valiente y firme frente a Tejero, cuando este le apuntaba con una pistola.

Con este hombre obtuso y sectario habría que hacer lo mismo que se hace en Alemania, donde llevan a los escolares a Auschwitz, una vez cada curso por lo menos, para que vean con sus propios ojos la terrible pesadilla del fascismo nazi. Qué lástima que ya no quede casi nada de aquellas mazmorras de la Real Casa de Correos, más bien Casa de los Horrores, para que Illana pudiera tocar el vil electrodo paralizante, las cadenas y esposas colgando de los techos, el suero de la verdad, el cigarro abrasador de la piel y la bolsa de basura para las cabezas, métodos de represión tantas veces empleados por los lacayos de Franco de la Brigada Político Social. Por aquellos muros pasaron cientos de detenidos, todos ellos defensores de la democracia y la libertad como el comunista Julián Grimau, el mismo presidente Companys o el dirigente socialista Tomás Centeno, este último muerto en extrañas circunstancias en las dependencias de la tenebrosa Dirección General. Ya en la etapa de Carlos Arias Navarro, la represión alcanzó cotas de crueldad infinita, como relataba hoy en una emisora de radio, y entre sollozos y lágrimas, el propio padre de Errejón.

Tras pulsar el botón rojo y dar su voto negativo contra la justicia y los derechos humanos, Illana trató de justificar su puñalada trapera a la Constitución Española (que prohíbe la tortura), a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y a los convenios internacionales firmados por España: “Hoy se votaba una PNL tramposa, engañosa, en la que tras el parapeto de hechos lamentables, manipulando los sentimientos de los españoles, se pretende hacer saltar la Constitución”, dijo Illana tratando de explicar lo inexplicable. El siguiente párrafo fue todavía más absurdo que el anterior al considerar que la propuesta de PSOE y Podemos para degradar a Billy el Niño “pretende iniciar un camino de destrucción de la convivencia entre españoles”. En realidad, lo único que pretendía la iniciativa parlamentaria era hacer justicia moral y poética con un policía criminal y con sus víctimas (la justicia penal es ya imposible, puesto que el verdugo murió recientemente a causa del coronavirus, librándose del Código Penal). “Comprenderán que personalmente no puedo avalar un atropello semejante, una trampa de estas características y con una capacidad destructiva de la escasa concordia que lamentablemente nos queda ya en España”, argumentó en otra pirueta dialéctica circense.

Probablemente Illana está convencido de que su padre habría actuado de la misma forma que él, votando en contra de la moción más justa, noble y digna en cuarenta años de democracia. Si es así es que nunca llegó a conocer al hombre que lo amó y lo educó o lo que es aún peor: ni siquiera ha leído sus brillantes discursos. Suárez es un mito; Illana una mala copia de su progenitor. Lo mejor que podría hacer es dejar la política antes de que termine de arruinar el gran legado que dejó su padre.

Apúntate a nuestra newsletter

4 Comentarios

  1. Cual es el trabajo político de este individuo para que sea diputado. Solamente vive del nombre de su padre, pues él por si mismo no es nada, ni logró nada. Un vividor del apellido.

  2. A ver si el pobretico se ha equivocado de voto y de boton.Cara de Alzheimer tiene y ademas lo lleva en los genes.
    ¿Recordais cuando los de AP,ahora rebautizados como PP,votaron NO a la constitucion y llamaban traidor a Adolfo Suarez?
    Por cierto,con Adolfo Suarez ya torturaba Billy y otros que aun se pasean.

  3. Qué asco de persona. Si su padre levantara la cabeza de susto se volvería a marchar. De entrada es inconcebible que se alinee con la derecha.Ni un respeto a la lucha de su padre por la democracia.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre