domingo, 13junio, 2021
22.2 C
Seville

Sombras

Angélica Morales
Poeta, novelista y directora de teatro. Ha sido ganadora (entre otros) del XVII Premio de Poesía Vicente Núñez, Diputación de Córdoba 2017; XLVIII Premio Ciudad de Alcalá de Poesía 2017; 42 Premi Vila de Martorell (poesía en castellano) 2017; IX Certamen Literario Internacional “Ángel Ganivet”, Asociación de Países Amigos, (Helsinki, 2015). II Convocatoria Perversus GEEPP Ediciones (Melilla) 2015; Premio Internacional de Poesía Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria 2013; Premio Internacional de Poesía Miguel Labordeta 2011. En novela, su obra “Mujeres rotas (TerueliGráfica, 2018)” quedó entre las 10 finalistas del Premio Planeta 2017. Así mismo, otra de sus novelas (por el momento inédita) “La Convención”, también quedó entre las 10 finalistas del Premio Azorín de novela 2018. Entre sus libros de poesía publicados, destacan España toda (Hiperión, Madrid, 2018); Pecios (GEEPP Ediciones, Melilla, 2016); Monopolios (Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2014); Asno mundo (Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, 2014) y Desmemoria (Gobierno de Aragón, 2012). En novela ha publicado, entre otros, “Palillos Chinos” (Mira Editores, 2015); y “La huida del cangrejo (Mira Editores, 2010). Colabora en las revistas literarias y culturales como Turia, Letralia, Rolde y La Piedra del Molino. Blog Literario: https://angelicamorales.wordpress.com/
- Publicidad -

análisis

La condena a Ratko Mladić y la interminable pacificación de los Balcanes

Las guerras balcánicas de los 90 tuvieron un impacto político y mediático particularmente destacado, quedando en la memoria colectiva como un paradigma de hasta...

La macabra relación entre el negacionismo de Vox y el incremento de los asesinatos machistas

En medio de la consternación por el asesinato de las niñas de Tenerife Vox continúa su discurso negacionista de la violencia de género

‘¡Viva Rusia!’, el guion inédito de Berlanga que desquiciará a la extrema derecha

Berlanga fue el mejor psicoanalista de lo español de nuestro tiempo. Ahí están sus películas, auténticos retratos sociológicos, instantáneas de momentos históricos y radiografías...

El Repaso del 11 de junio: hoy nos quedamos sin palabras. Ni una más, ni una menos.

En El Repaso de hoy nos hemos quedado sin palabras. No hay nada más importante que repasar hoy que la situación que estamos viviendo...
- Publicidad-

Antes de que las sombras vinieran a golpear el cristal de nuestra ventana, la vida seguía igual. Acudíamos al trabajo, hacíamos la compra, charlábamos con nuestros amigos, tomábamos cerveza en los bares y masticábamos planes de futuro. El mundo estaba cerca, solo teníamos que estirar el brazo y tomar todo aquello que nos apeteciera (unas vacaciones, un coche nuevo, un móvil de última tecnología, un vestido de catálogo, sin manchas ni polillas familiares…)

Estábamos en Europa, formábamos parte de una civilización moderna, nos encontrábamos a salvo de la barbarie, de la guerra, de las manos sucias mendigando pan o una moneda. Todo lo que nos rodeaba estaba limpio y si en algún momento dejaba de estarlo, no teníamos ningún problema en arrojarlo a los dientes de la basura y volver a empezar. Nos gustaba estar ahí, en la boca de una nueva meta, con el paisaje del éxito a dos centímetros de nuestra lengua de lagartijo. Todo era posible menos morir de una pandemia. Todo podía llevarse a cabo en nuestra imaginación excepto permanecer enclaustrados en casa, presos de nuestras propias miserias.

Lo difícil, ahora, no es resistir en el interior de nuestros hogares, sino tener que permanecer a solas con con nosotros mismos. Porque los monstruos que nos habitan no se han ido con el virus, están ahí, dentro de casa, bajo la piel de una naranja, al otro lado de ese espejo que nos saluda cada mañana con un rostro distinto y sin embargo igual al nuestro.

No sé cómo vamos a salir de esta. De momento mi estado es de aletargamiento, pero soy consciente de que la vida ahora se ha detenido, que respiramos despacio, que la ciudad es una utopía situada al otro lado del cristal, algo parecido al decorado de un antiguo teatro que va envejeciendo sin nosotros, que cambia de color, crece y se hace hermosa sin que nuestras manos puedan tocarla. Una ciudad fantasma que acuna el silencio y donde los trinos de los pájaros pueden escucharse con mayor claridad. Una ciudad de ciencia ficción, una ciudad cementerio que nos deja contemplarla desde nuestros nichos confortables.

Y así vivimos, en el encierro, intentando pasar los días de la forma más natural posible, construyendo otros monstruos para que nos acompañen y sean capaces de matar a los monstruos verdaderos. Hacemos pan, galletitas, ayudamos al vecino, homenajeamos a la sanidad pública en los balcones, lloramos mientras contemplamos las cifras de muertos en los telediarios. Sin embargo, no hay que olvidar que también delatamos al prójimo cuando sale a sacar el perro o creemos que pasa demasiado tiempo fuera de su prisión. Señalamos a todo aquel que no acude a las ocho a aplaudir y que está fuera del grupo. Porque el grupo ahora es otro monstruo, más grande, más numeroso, formado por un engranaje infinito de monstruos que nos besan de noche en la sien.

Puede que después de esto seamos mejores personas, aunque yo tengo serias dudas. Porque tras las paredes de nuestro hogar sigue habiendo hombres que después de apalear a sus mujeres salen al balcón para aplaudir. Todos los engendros que habitan su alma puestos en pie para ovacionar con ahínco la violencia.

La palabra mañana ha sido borrada de un plumazo del diccionario. Solo nos queda un presente interminable donde las horas cabalgan sin prisa, suavemente, como si fuesen muchachas ebrias buscando una salida hacia la luz.

Es posible que en el mañana de hoy los monstruos dejen de escribirme y la literatura no sea más que un sueño al otro lado de esta realidad que se desnuda y deja al descubierto un paisaje de árboles grises que ya no se saben abrazar.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Suspendido el partido Dinamarca-Finlandia tras quedarse Eriksen sin conocimiento

Corría el minuto 43 del partido Dinamarca-Finlandia cuando el jugador del Inter de Milán, el danés Christian Eriksen, se dirigía a la banda para...

Tomás Gimeno asesinó a sus hijas “para provocar a su expareja el mayor dolor que pudo imaginar”

Tomás Gimeno asesinó a sus hijas “para provocar a su expareja el mayor dolor que pudo imaginar”, según el auto judicial, “mató a las niñas...

El PSOE combatirá el mensaje “negacionista” de la violencia machista de la derecha y la ultraderecha

“Si queremos un país fuerte, unido, que trabaje en la misma dirección, que en el futuro todos estén incluidos y nadie se quede fuera...

Gales arranca a Suiza un empate desde la mediocridad

La selección británica logró empatar un partido en la que Suiza puso el fútbol y las ocasiones más claras aunque terminó sufriendo
- Publicidad -

lo + leído

Suspendido el partido Dinamarca-Finlandia tras quedarse Eriksen sin conocimiento

Corría el minuto 43 del partido Dinamarca-Finlandia cuando el jugador del Inter de Milán, el danés Christian Eriksen, se dirigía a la banda para...

Tomás Gimeno asesinó a sus hijas “para provocar a su expareja el mayor dolor que pudo imaginar”

Tomás Gimeno asesinó a sus hijas “para provocar a su expareja el mayor dolor que pudo imaginar”, según el auto judicial, “mató a las niñas...

El PSOE combatirá el mensaje “negacionista” de la violencia machista de la derecha y la ultraderecha

“Si queremos un país fuerte, unido, que trabaje en la misma dirección, que en el futuro todos estén incluidos y nadie se quede fuera...

Gales arranca a Suiza un empate desde la mediocridad

La selección británica logró empatar un partido en la que Suiza puso el fútbol y las ocasiones más claras aunque terminó sufriendo