La importancia que tiene el hecho de que el Partido Popular haya propuesto para dirigir el Consejo General del Poder Judicial a Manuel Marchena estriba en el hecho de que la mujer del Juez Pablo Llarena, Gema Espinosa Conde, forma parte de la Comisión de Selección en su condición de directora de la Escuela Judicial. La sospecha de la comisión por su parte de un presunto delito de nombramiento ilegal de funcionario público para supuestamente favorecer a la hija de Manuel Marchena, presidente de la Sala 2ª del Tribunal Supremo, le coloca en una posición jurídica muy comprometida si fuera elegida vocal del Consejo General del Poder Judicial al aparecer vinculada de esta forma también a un soborno.

El problema que ahora se le va a plantear al Parlamento de la Nación, que es a quien le corresponde en última instancia el nombramiento de los vocales del CGPJ (10 a propuesta del Congreso y 10 a propuesta del Senado), es cómo va a sortear las sospechas que van a planear entre el nombramiento ilegal de Pablo Llarena como instructor de la causa del procés y lo que a todas luces parece como el pago de ese favor, creando una plaza de fiscales también ilegalmente para favorecer a la hija de Manuel Marchena, de quien dependía en última instancia el nombramiento de instructor.

Como ya ha publicado este diario, Pablo Llarena era el último de los candidatos posibles –según las propias Normas de Reparto– para instruir las causas contra aforados debido precisamente a su inexperiencia, y sin embargo el presidente de la Sala 2ª del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, permitió su designación como juez instructor en la causa que ha procurado la crisis política más grave de toda la historia de nuestra democracia reciente.

Apúntate a nuestra newsletter

4 Comentarios

  1. Una autentica preciosidad como todas las actuaciones de las cochambrosamente podridas sectas politicas casi todas controladas por miembros de la supercorrupta secta del aranzadi pagada por todos los españoles que sufren sus canalladas, manipulaciones y saqueos y sumisa a sus amos los usureros internacionales fomentadores de las deudas impagables y surgidas de la nada que exigen como pago de intereses casi todo lo recaudado en sus infiernos fiscales organizados para su saqueo por las sectas e inquisiciones mafiosas que crean y les sirven para permitirles sus destrozos y saqueos masivos y las ruinas de las poblaciones que explotan.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre