Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Emergencias Sanitarias del Ministerio,no esconde que se baraja un posible rebrote, que se espera que no sea tan agresivo como el que acabamos de superar y que su magnitud dependerá de la responsabilidad ciudadana.

De hecho, Simón incluso confirmó ya hace 15 días que “es muy probable” que el coronavirus vuelva a brotar en invierno, aunque no hay “certeza”.

Según explica hoy, «puede pasar con mucha probabilidad un rebrote”. Y confirma que “garantías no tenemos, tenemos que tenerlo en mente. Si algunas cadenas de transmisión se han mantenido en el tiempo hay riesgo en familias o círculos sanitarios”.

 A su juicio, Tampoco sabemos si en otoño va a haber otra onda epidémica. Estamos haciendo un esfuerzo para que el impacto sea mucho más pequeño. Creo que será más controlada pero dependerá de como nos comportemos todos, aunque en algunas áreas dependa más de las instituciones».

Disoación entre movilidad y contagios

Respecto al aumento de casos al pasar a nuevas fases del desescalada: «La reducción de las restricciones aumenta la movilidad pero estamos viendo que hay una disociación entre movilidad y contagios. El incremento de movilidad marginal no está siendo seguido por un aumento de casos. La protección personal y las decisiones personales están influyendo más. Tendremos que verlo en los próximos días». «Es una decisión muy difícil. No sé si es muy rápido [el desescalado]. El tiempo lo dirá».

Sobre la reordenación de las ciudades ante la pandemia y la contaminación reconoce Simón que «hay estudios que relacionan la calidad del aire y la enfermedad, el clima con la transmisión. A su juicio, “son hipótesis que se han valorado para otros virus, pero el problema es que son estudios que hay que llevarlos al plano individual. Se puede producir lo que denominamos la falacia ecológica. Lanzan hipótesis muy interesantes pero que se tienen que validar con estudios a nivel individual, que en el caso del coronavirus no se han hecho”.

Sobre el uso de mascarillas en el transporte público por personas con problemas respiratorios, Simón entiende que «es poco tiempo. La generalización es difícil establecerla para todas las personas en todas las situaciones. En trayectos cortos creo que no habrá problema». Simón aboga por cierta flexibilidad en casos concretos, como enfermos crónicos respiratorios, personas que sufran ansiedad o niños.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre