Silvia Bardelás y Beatriz González son dos editoras de raza, de esas que necesitamos los lectores ansiosos de literatura exigente. Para ello, ambas crearon De Conatus, uno de los sellos españoles que marcan la diferencia en el lanzamiento de novedades. Las dos, amigas, lectoras y empresarias, son muy claras al definir los intereses de su editorial. Buscan escritores ajenos a los códigos de moda, lectores-artistas y libreros apasionados. Dicen que el catálogo que traen para 2021 se las trae.

¿Por qué De Conatus? 

Silvia Bardelás: El conatus es aquello a lo que estamos llamados a ser y que vamos descubriendo en nuestra relación con el mundo. En realidad, de eso van todas las novelas. Todos los protagonistas luchan por ser ellos mismos en una sociedad que se les opone. Por eso creímos que era el mejor nombre para definir una editorial que no ofrece entretenimiento.

“Nos conocimos con una piruleta en la mano y un libro en la otra”


Entre tanto libro que se publica, ¿qué diferencia marca la literatura de este sello?

S.B.: Escogemos libros innovadores y ambiciosos que reflejen nuestro mundo actual, escritos desde un punto de vista que tenga interés y que estén al margen de los discursos dominantes. No seleccionamos libros según el gusto de algún nicho de mercado.

Llegan con intenciones de crear movimiento, discusiones, literatura para debatir. ¿Cómo harán para estremecer la cultura actual tan marcada por el letargo?

S.B.: Son los propios libros los que tienen que ir convenciendo de que lo más apasionante no es saber lo que ya sabes sino descubrir otras miradas, miradas oblicuas, como diría Ortega. El lector de De Conatus se va haciendo exigente y se acerca a los libros esperando algo que no ha imaginado. Eso es lo que puede crear un poco de pasión perdida.

¿Qué importancia distinta a lo frecuente juegan los lectores en vuestra propuesta editorial?

Beatriz González: Los libros que editamos son exigentes. El lector de De Conatus participa de forma activa en la lectura, decodifica el texto. Sin un buen lector no hay un buen libro.

Y en esa cadena de alianzas, ¿qué papel tienen los libreros?

B.G.: La mayoría de los libreros están ahí por vocación, eso significa amor al libro y a la literatura. Para nosotros son prescriptores fundamentales. Saben que pueden contar con De Conatus como un fondo de libros literarios para recomendar a sus lectores más exigentes. Además, nos encanta esa labor que están haciendo de presentaciones on line en estos tiempos de pandemia.

¿Qué podría decir cada una de la otra como amiga, lectora y editora? Una frase, incluso, que sume todo esto.

B.G.: Difícil contestar a esta pregunta, creo que Silvia y yo nos conocimos con una piruleta en la mano y un libro en la otra, separar a la amiga de la lectura es complicado, puedo decir que es una excelente amiga y una extraordinaria lectora, como editora es exigente y trabajadora, pero creo que tiene un don.

“Escogemos libros innovadores y ambiciosos que reflejen nuestro mundo actual, escritos desde un punto de vista que tenga interés y que estén al margen de los discursos dominantes”

S.B.: Sí, en realidad más que amigas somos familia y nos complementamos muy bien. Beatriz es una persona extraordinariamente positiva y llena de energía, además de buena lectora, y es capaz de poner en funcionamiento lo aparentemente imposible, o sea, una editorial.

¿Cómo llega la oportunidad de editar la narrativa de Jon Fosse en español?

S.B.: No fue exactamente una oportunidad. Fuimos directas a él después de haberlo leído en inglés y los derechos estaban libres. Nuestra edición es tan cuidada que está encantado con nosotras, así que seguiremos publicando su obra.

Me gustaría una breve exposición de su catálogo, autores y traductores con quienes cuentan para articular esta idea. Algún punto en común que los vincule a todos.

S.B.: Todos los autores contemporáneos tienen en común esa libertad, inteligencia y mirada crítica tan necesaria para escribir algo conmovedor. Los extranjeros son autores de culto en su país: Joshua Cohen, Percival Everett y Suzy Hansen en Estados Unidos, Nathacha Appanah en Francia, Jon Fosse en Noruega, Daniel Guebel en Argentina, Héctor Torres en Venezuela, Charlotte Van den Broeck en Bélgica y Abel Neves en Portugal. 

B.G.: En España publicamos a Germán Sierra, que es autor de culto en Estados Unidos siendo español y viviendo aquí, cosas curiosas que ocurren. Y nos gusta dar a conocer autores de las lenguas cooficiales, empezamos por la gallega, con Susana Sánchez Arins y Ana Cabaleiro. “Dicen” ganó el premio de los libreros de Madrid el año pasado. 

S.B.: Estamos muy encima de las traducciones: contratamos a los traductores más prestigiosos de cada lengua y tratamos sus textos como si fueran originales. Pensamos que un buen traductor es un escritor. Algunas traducciones son muy especiales como la que hizo Pedro Olalla de “Dafnis” y Cloe de Longo. 

B.G.: Lo que traemos en 2021 es realmente espectacular, con uno de los filósofos vivos más prestigiosos a nivel internacional, Jean-Luc Nancy, además de libros de autores de culto con un punto de vista muy interesante sobre temas como el MeToo, James Lasdun.

S.B.: No nos queremos olvidar de la colección de clásicos porque es muy especial. “Los muertos” de Joyce, “Un corazón sencillo” de Flaubert y “Tonio Kröger”de Thomas Mann son tres textos cortos con una propuesta de lectura creativa para entender cómo escriben los clásicos. Sirve para profundizar en esa forma de ser lector-artista y para aprender a escribir.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre