Mi querido Shangay, se cumple tu aniversario desde que nos dejaste, no para decir adiós, es imposible que nos puedas dejar. Tus enseñanzas, tus reflexiones y tu mordaz pero justa y necesaria crítica al establishment «rosa», político y social, te mantienen vivo en la contestación y en el tiempo.

«Gaypitalismo», «cristofascista» son términos que definen situaciones que han convertido lo transgresor y revolucionario de nuestra lucha en aliadas «amables» del sistema.

Nunca te callaste, por eso la «mafia» rosa quiso borrarte, silenciarte o demonizarte, como herramienta para deslegitimar un discurso que hoy más que nunca sigue vivo, en tu legado y en muchas personas que también somos políticamente incorrectas, desobedientes y molestas a las políticas neoliberales y mercantilistas.

Por todo ello, ¡¡Shangay forever !!

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre