Cualquier persona que haya vivido un proceso de ruptura sabrá que a veces las cosas no son tan fáciles como nos gustaría. El dolor que genera una separación, un divorcio, suele agravarse cuando el conflicto se complica. Pensión, custodia y duelos se suman a los costes económicos que suelen suponer otro añadido a una situación dolorosa.

Pero una ruptura no tiene por qué ser siempre así. O al menos, ya no. Precisamente te contamos que existe un nuevo proyecto que ha surgido para facilitar estos procesos, para resolver los conflictos desde una perspectiva en positivo, algo totalmente diferente a lo que, desgraciadamente, las parejas han venido encontrándose hasta ahora.

El proyecto «Ruptura en positivo» (https://www.rupturaenpositivo.es/) se ha creado, precisamente, para orientar y acompañar a las parejas que han decidido poner fin a su relación desde una perspectiva diferente.

Quien ha tenido que hacer frente a un proceso de separación o divorcio sabe que los costes económicos y emocionales suelen ser mucho más de lo esperado y lo deseable. Este proyecto innovador en España ofrece un servicio que, por ejemplo, en caso de ruptura de una pareja casada con hijos y bienes en común tiene un coste de 390 euros (más iva) por persona. El servicio incluye una consulta online pormenorizada -lo que supone una facilidad evidente para los usuarios, que podrán adaptar a su agenda el mejor momento para la misma, sin tenerse que desplazar a un lugar físico con las dificultades que esto conlleva ahora mismo-, incluyendo los gastos de representación procesal (procurador/a), y asegurando un contacto directo con acompañamiento en sede judicial. El servicio cubre hasta la entrega final de la Resolución judicial dictada. Esta es sólo una muestra del coste que supondría un caso habitual, que por lo general, suele suponer mucho más dinero para quienes ya tienen que hacer frente a una situación que suele conllevar muchos cambios a gestionar.

El equipo que ha puesto en marcha este proyecto pionero en España cuenta con más de 25 años de experiencia y formación específica en Derecho de Familia, Mediación, parentalidad positiva y Resolución de conflictos. Su objetivo es «ayudar a las parejas durante el proceso de su ruptura para que sea todo lo más fácil posible». Y es que, la ruptura también puede ser sencilla si se cuenta con el apoyo adecuado, según nos señalan, algo que hasta ahora no era fácilmente imaginable.

El objetivo de este proyecto es garantizar un análisis holístico de la situación: abordando todos los puntos que necesitan ponerse sobre la mesa, y poniendo en primer lugar el interés de los menores -en caso de que los haya-. Un servicio dinámico, práctico y adaptado a la realidad del siglo XXI puesto que incluye el uso de nuevas tecnologías para llevar a cabo las consultas: acudir a un despacho, con las dificultades que puede suponer es otro de los elementos que se pueden olvidar. Ni atascos, ni buscar sitio para aparcar, ni estrés: la consulta se hace desde tu propia casa, conectando a través de internet, lo que facilita también una situación más relajada, y más adaptable a las necesidades de los usuarios.

El servicio se ofrece en todo el territorio nacional, por lo que cualquier persona que necesite apoyo y asesoramiento en un proceso de ruptura tendrá asegurada la cobertura y tendrá a su disposición a un equipo de profesionales. Las parejas que lo han utilizado se sienten muy satisfechas y han agradecido que pueda realizarse en cualquier punto de España. Se han sentido en todo momento entendidos en sus pretensiones y acompañados en un mundo a veces difícil de entender como el jurídico.

El proyecto ofrece servicios para todo tipo de situaciones: rupturas sin acuerdo, extinción de condominio, reclamación de pensiones y obligaciones establecidas en sentencia judicial, reconocimiento de sentencias extranjeras, y cualquier tipo de situación que requiera del asesoramiento experto de profesionales en el ámbito del Derecho, pero también en el de la resolución alternativa de conflictos.

Esta herramienta supone una revolución en la resolución de conflictos: se adapta a las necesidades de los usuarios y sobre todo, tiene como objetivo que la ruptura no suponga un problema añadido a la situación. Sino todo lo contrario: una manera de resolver todas las cuestiones que en muchos casos se vuelven desagradables precisamente, por no tratarse desde una perspectiva humana, manteniendo siempre como criterio abordar los acuerdos más positivos para el conjunto familiar.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre