Tras un fin de semana lleno de tensiones por las filtraciones producidas desde el propio Tribunal Supremo, hoy se conoce la sentencia a los líderes independentistas.

La condena máxima es para Oriol Junqueras: 13 años de prisión y 13 de inhabilitación por sedición y malversación. También por sedición y malversación condena el Tribunal Supremo a Jordi Turull, Raül Romeva y Dolors Bassa, a los que impone 12 años de prisión y de inhabilitación .

Joaquím Forn (10 años y medio de prisión y de inhabilitación ), Josep Rull (10 años y  medio de prisión y de inhabilitación), Jordi Cuixart (9 años de prisión), Jordi Sánchez (9 años de prisión y de inhabilitación) y Carme Forcadell (11 años y medio de prisión y de inhabilitación) han sido condenados por sedición. No por malversación.

Como se había anticipado ya estos días, para Meritxell Borrás, Carles Mundó y Santi Vila se sentencia la condena por desobediencia, delito que no conlleva prisión. La pena para ellos es de 10 meses de multa (cuota diaria de 200 euros) y 1 año y 8 meses de inhabilitación. 

Con esta sentencia, por sedición, el Tribunal Supremo acoge la postura de la Abogacía del Estado, tumbando el relato de violencia que se estuvo intentando dibujar para justificar una posible condena por rebelión.

Además, tal y como han explicado reconocidos juristas, el hecho de que la condena sea por sedición implica que se trata de un delito contra el orden público, no contra el orden constitucional: esto daría un giro y desmontaría el discurso de muchos de los políticos que ha sido mantenido estos meses.

Estas condenas nada tienen que ver con lo que pedía la acusación popular, ejercitada por Vox, que llegaba a pedir condenas de más de setenta años por delitos, entre otros, como pertenencia a organización criminal.

Eliminada la rebelión también plantea una serie de cuestiones que hay ahora que analizar: la suspensión a los diputados catalanes, precisamente amparándose en el delito de rebelión, medida que promovió Llarena, quedaría ahora sin sentido. ¿Cómo proceder ante ello?

Queda también pendiente conocer qué sucederá con la cuestión prejudicial presentada por Oriol Junqueras ante la justicia internacional.

Habrá que conocer la incidencia de esta sentencia en el juicio que tendrá lugar en la Audiencia Nacional contra el mayor Trapero, previsto para el próximo mes de enero.

Reacciones:

 

 

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

3 Comentarios

  1. Por desgracia este país después de la sentencia ni es social ni es democrático ni es de derecho. España es una burla de democracia en la que gobiernan los que NO se presentan a las elecciones, en el que la justicia es INJUSTA. Asco de país. Y que conste NO soy independentista pero SÍ demócrata.

  2. Un motivo mas para avergonzarme de mi país, delante de mis colegas extranjeros Tenemos Los niveles más altos de Europa En corrupción, paro ,pobreza infantil, tráfico -consumo de drogas, abandono escolar y cualificación, población obrera en el linde de la pobreza ( el tercer país ) niveles de democracia como Turquía y una corona que no se somete a la justicia como el resto de españoles etc
    Pero eso si viva espańa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + cuatro =