Si el objetivo claro es desmontar uno por uno los estereotipos sexistas que aún persisten pese al avance imparable de la lucha por la igualdad impulsada por el movimiento feminista de la cuarta ola, este cercano, simpático y divulgativo libro editado por Larousse es una inmejorable oportunidad para hacer llegar un mensaje conciliador y claro sobre lo que debe ser la igualdad entre hombres y mujeres más allá de clichés preestablecidos.

La igualdad entre chicas y chicos no es ninguna broma, con textos de Stéphanie Duval y Sandra Laboucarie e ilustraciones de Pascal Lemaître y Roger Zanni, parte del mandato de Naciones Unidas, uno de cuyos ámbitos de trabajo va orientado inequívocamente a lograr la igualdad de género y los derechos humanos de las mujeres y las niñas en todo el mundo. Según Naciones Unidas, “la situación de la mujer ha avanzado en algunos aspectos importantes en los últimos años, aunque los progresos no han sido homogéneos, persisten las desigualdades entre mujeres y hombres y sigue habiendo obstáculos importantes”.

Los interrogantes sobre estos temas se acumulan en este apasionante libro con carácter divulgador entre jóvenes y no tanto: ¿Puede una mujer ser electricista? ¿son de verdad los niños más fuertes o mejores que las niñas? ¿cómo lograron las mujeres el derecho a voto? ¿quién manda en casa? ¿quiénes son más inteligentes: las niñas o los niños? ¿hay mujeres presidentas? ¿por qué, en general, las mujeres cobran menos que los hombres? ¿el color rosa es solo para las niñas? ¿cómo se puede lograr una verdadera igualdad de chicos y chicas respetando la singularidad de cada persona? ¿es verdad que hay hombres que pegan a sus mujeres? ¿están las mujeres obligadas a tener hijos?…

Y así hasta completar un libro necesario y valiente, además de sumamente enriquecedor y constructivo, que siembra entre los más pequeños de la casa el mensaje que debe cuajar definitivamente en su día a día como personas responsables y comprometidas con el feminismo en su búsqueda de la igualdad real entre hombres y mujeres. De hecho, el último interrogante del libro se cierra con una pregunta clave: ¿Llegará un día en el que las niñas y los niños lograrán la igualdad?

Es aquí donde se nos detalla la importancia de cambiar no solo las leyes sino sobre todo las mentalidades, las ideas y las costumbres. En este sentido, la antropóloga Françoise Héritier calcula que aún deben transcurrir varios siglos para llegar a este estado idílico.

A través de anécdotas ilustrativas, retratos de personajes famosos y hechos históricos decisivos, además del fino sentido irónico y sutil que los autores imprimen a los textos, las niñas y los niños comprenderán que la igualdad de género es una conquista que aún requiere del esfuerzo y la lucha de todos.

 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre