El pasado fin de semana la actuación policial ha estado en el punto de mira en Linares (Jaen).

Desde que el sábado se conociera la brutal agresión de dos agentes, que no estaban de servicio, a un padre y a su hija, en plena calle y a plena luz del día, las noticias han sido cada vez más alarmantes.

Los dos agentes, que han sido puestos a disposición judicial y para los que se ha decretado por el momento prisión provisional, serán juzgados y posiblemente, expulsados del cuerpo de Policía Nacional al que pertenecen, algo que han pedido ya asociaciones de policías como ARP.

El sábado por la tarde se produjeron protestas vecinales en las calles de Linares, en las que hubo imágenes que pudo verse cómo se disparaba contra los manifestantes. No sería hasta el domingo cuando se conocería la noticia gracias a esta publicación:

Una información que confirmaba el diario ABC Sevilla . La Policía Nacional está ahora mismo investigando los disparos realizados con escopeta de postas cargada. Según recoge el ABC, dos personas, una mujer y un hombre fueron ingresados en el hospital San Agustín para que se les extrajeran los perdigones.

La investigación abierta por la Policía Nacional de momento señala que lo sucedido deriva de un «lamentable error». La hipótesis que se maneja es que, «ante la gravedad de los hechos, los agentes echaron mano de todo el material antidisturbios del que disponía». Han explicado que «la mayoría de los disparos realizados por la Policía fueron con salvas -cartuchos sin munición- pero al parecer un agente cogió una escopeta de un coche patrulla sin caer en la cuenta de que estas armas están cargadas con munición real con postas.»

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre