Save the Children en el conmemoración de su centenario ha querido preguntarse ¿qué habría sido de Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Santiago Abascal si hubieran vivido una infancia en la pobreza?

En un acto celebrado hoy en Madrid la ONG de defensa de la infancia ha presentado la campaña ‘La Infancia Marca’ con el objetivo de remover conciencias y recordar que uno de cada cuatro niños y niñas en España viven en la actualidad en situación de pobreza y entre un 10 y un 20 por ciento de la población sufrió abusos sexuales siendo niño o niña, entre otros aspectos.

Andrés Conde, director general de Save the Children, ha señalado en rueda de prensa que “los niños y las niñas de hoy puedan llegar a ser los líderes del futuro depende de que los actuales partidos políticos tengan la altura de miras necesaria para situar a la infancia más desfavorecida en el centro del debate político”.

Mediante montajes fotográficos, la organización presenta a los dirigentes de los partidos políticos con mayor representación en la próxima legislatura con aspecto envejecido, ejerciendo trabajos precarios y viviendo en situación de exclusión social.

De forma paralela, Save the Children ha elaborado un informe en el que recoge la evolución de los derechos de los niños y las niñas durante los últimos 100 años en España. “Ante la ausencia de información, hemos llevado a cabo un ejercicio de revisión histórica para destacar cuál ha sido la situación de la infancia a lo largo de las últimas décadas en temas como la demografía, la educación, las migraciones o la violencia”, señala Conde.

La organización concluye que si la situación de la infancia se encuentra en nuestros días demasiado invisibilizada aún lo ha estado más en el siglo pasado.

“Sin registros exhaustivos, escasa documentación oficial y grandes lagunas, el relato histórico de nuestro país se ha limitado a los hechos vividos y relatados por unos pocos. Puede que los niños y las niñas no hayan protagonizado los grandes hitos del último siglo en España, sin embargo, sí han sufrido sus consecuencias y por ello debemos prestarle atención”, reivindica Conde.

Un país poco amigable para la infancia

De forma complementaria, Save the Children acompaña a su investigación histórica con una comparativa de la situación actual de España en temas de infancia con respecto a los países de su entorno. La organización recuerda que, desde hace años y según los datos del Eurostat, España es uno de los países con tasas más altas de pobreza infantil relativa: el 28,3 % de los niños y las niñas se encuentra en esta situación; y no solo está por encima de la media de la Unión Europea, sino que solo Rumanía y Bulgaria tienen tasas más altas de pobreza. A las elevadas tasas de pobreza infantil en España se les unen las altas tasas de desigualdad, que también se encuentran por encima de la media europea y sitúan a España solo por detrás de países como Bulgaria, Lituania o Letonia.

La segregación escolar socioeconómica es también uno de los problemas que afectan a la educación y la equidad en España. Las tasas de segregación están por encima de la Unión Europea, y en el caso de algunas comunidades autónomas, como la de Madrid, son casi de las más altas del continente.

Save the Children considera que en España persisten unas cifras elevadas de violencia hacia la infancia. Según los datos de la organización, en 2018 murieron por causas violentas al menos 22 niños, niñas y adolescentes, y en lo que llevamos de 2019 el número de víctimas mortales es ya de 11 menores.

Ante esta situación, Save the Children lanza también hoy una recogida de firmas para que el próximo Gobierno aborde de manera prioritaria cuatro medidas a favor de la infancia: aprobación de la Ley Integral de Protección de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia, medidas concretas para reducir la pobreza infantil –como aumentar la prestación por hijo o hija a cargo o la gratuidad de la educación de 0-3 años para las familias con las rentas más bajas– y la segregación escolar por motivos socioeconómicos y, finalmente, desarrollar una estrategia integral para la protección de niños, niñas y adolescentes migrantes y refugiados, con especial atención a quienes huyen de sus países solos.

“Hagamos de la XIII legislatura la legislatura de la infancia; hagamos que la infancia que marque a los niños y las niñas en España esté libre de pobreza, violencia y discriminación”, concluye Conde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × uno =