Imagen de Save the Children.

La crisis de la Covid-19 ha puesto al mundo al borde de una crisis de nutrición, según el último informe de Save de Children: “Crisis de nutrición – ¿Por qué todos debemos actuar ahora para combatir la desnutrición infantil?”. Esta ONG estima que la desnutrición relacionada con la pandemia matará a un promedio de 153 niños y niñas al día durante los próximos dos años si no se toman medidas cuanto antes. Además, el número de casos de desnutrición a nivel global podría llevar a 9,3 millones de niños y niñas más a sufrir emaciación como resultado de una desnutrición aguda que puede conducir a la muerte.

El impacto de la Covid-19 ha provocado un aumento de la pobreza, la pérdida de medios de vida y un menor acceso a los servicios de salud y nutrición, lo que ha elevado las tasas de hambre y desnutrición. En el nuevo informe de mediados de diciembre de Save the Chilchen se recoge que la pandemia podría revertir años de progreso en la batalla contra la desnutrición, siendo la infancia en Asia y África Subsahariana la más afectada, especialmente aquella en los hogares más pobres o en zonas de conflictos armados.

La crisis de la Covid-19 amenaza con exacerbar una situación que ya es terrible. El informe incluye nuevos datos del consorcio Standing Together for Nutrition, y predice que, a menos que actuemos ahora, 168.000 niños y niñas más habrán muerto de desnutrición desde ahora hasta finales de 2022.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre