Hay profesionales de Enfermería que han trabajado en Madrid un 33% de la jornada laboral y la comunidad de Madrid reconoce el 100% de la jornada. El Sindicato de Enfermería, SATSE en Madrid, advierte, en este sentido, que «de no solucionarse el problema podría dar lugar a cientos de denuncias ante los Tribunales de Justicia que podrían ralentizar la resolución de la OPE”.

“Estas irregularidades, explica Jesús García, Secretario de Acción Sindical de SATSE Madrid, están produciendo una grave disfunción que afectaría a miles de aspirantes ya que profesionales de Enfermería con más tiempo trabajado serían relegados en los listados, lo que podría suponer que no consiguieran una de las plazas que han salido a concurso en esta OPE”.

Para solucionar esta grave irregularidad, SATSE Madrid se ha dirigido al Tribunal de la OPE de Enfermería y a la Dirección General de Recursos Humanos del Sermas reclamando que tome cartas en el asunto y solucione el problema.

Vida laboral

En este sentido, en el escrito al Tribunal SATSE Madrid recuerda que “el cómputo de los servicios prestados se realizará de forma proporcional al tiempo completo, a excepción de los periodos de reducción de jornada por guarda legal de los titulares, que se hará a tiempo completo. Sin embargo, las sustituciones de estas reducciones por guarda legal se valorarán en proporción a la jornada trabajada”, hecho éste que no se cumple.

“Pensamos, explica Jesús García, que, además de los certificados de servicios prestados se debería exigir la presentación de la vida laboral ya que así se evitaría el otorgar una puntuación errónea y, lógicamente, la adjudicación de plazas a profesionales que no les hubiera correspondido si en sus certificados de servicios prestados se hubiese especificado el porcentaje real de jornada trabajada”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa ocurrencia de Vox del veto parental le estalla en la cara al PP
Artículo siguienteSerendipia
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − dieciocho =