Tras la polémica Junta General de Accionistas del Banco Santander que, incluso, llegó a ser denunciada ante los tribunales por una serie de presuntas violaciones del Real Decreto del Estado de Alarma, la Comisión Nacional de Mercados y Valores (CNMV) ha abierto un nuevo frente en la entidad, puesto que podría verse obligada a convocar una nueva junta.

En concreto, la CNMV y el Colegio de Registradores, emitieron un comunicado junto en el que consideran que, en relación con las cuentas anuales (CCAA) y la propuesta de aplicación del resultado (PAR), las entidades podrán optar por una reformulación de las cuentas anuales y modificar la PAR para que esas cuentas recojan la última aplicación de resultado a someterse a la junta de accionistas.

Por otro lado, el comunicado indica que, sin llegar a reformular las cuentas, las entidades con juntas no convocadas pueden sustituir la PAR formulada por otra PAR alternativa y ajustada a la situación de crisis sanitaria derivada del COVID-19 que apruebe el órgano de administración, que –entre otros requisitos detallados en el comunicado– deberá ir acompañada de un escrito del auditor de cuentas en el que indique que el cambio no habría modificado su opinión de auditoría si hubiera conocido en el momento de su firma la nueva PAR.

Finalmente, y este punto, al igual que el primero, sí que podría aplicarse al Santander, la CNMV y el Colegio de Registradores indican que en el caso de las entidades con juntas convocadas, el órgano de administración puede proponer el diferimiento de la decisión sobre la PAR contenida en la convocatoria de la Junta a una junta posterior que deberá celebrarse dentro del plazo previsto legalmente para la celebración de la junta ordinaria (plazo ampliado por el Real Decreto-ley 8/2020). La nueva junta podrá incluir una PAR distinta adaptada al nuevo contexto, con los mismos requisitos de la alternativa anterior.

Diario16 se ha puesto en contacto con accionistas minoritarios que nos indican que en la Junta de abril el Santander tuvo que suspender la aprobación de la propuesta de aplicación de resultados que era el punto 2 del orden del día posponiéndolo a una nueva junta. Esta decisión se adoptó por la recomendación del BCE sobre la anulación del pago de dividendos. «Por tanto, tiene que convocar una nueva junta antes del 30 de octubre para la aprobación de la aplicación de resultados», indica una accionista.

Otro minoritario consultado por Diario16 indica que «como sometía la renovación de su cargo, Ana Patricia Botín celebró la junta sin accionistas y corriendo cuando sabe perfectamente que va a tener que convocar otra Junta para la aprobación de los resultados. Por eso no suspendió la junta cuando sabía que lo más normal es que se celebrara solo una junta después del estado de alarma».

«Al no repartir dividendos han modificado la propuesta de aplicación de resultado que propusieron a la junta de accionistas por lo que yo entiendo que deberían convocar una nueva para esa aprobación», afirma a Diario16 otro accionista minoritario.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre