José Antonio Álvarez, CEO de Banco Santander

Banco Santander ha presentado los resultados del primer semestre de 2020 y han sido catastróficos: 10.789 millones de pérdidas. Esto no es el resultado de un enjuague contable, como lo pretenden vender, sino que es un afloramiento de pérdidas ocultas en toda regla.

En el mes de marzo de 2018, Diario16 ya informó de que el Santander había tenido un agujero de más de 8.000 millones de euros en el ejercicio 2017, tal y como se recogía en las cuentas presentadas, pérdidas que se habían sustanciado por la devaluación de las divisas en los mercados en los que opera la entidad presidida por Ana Patricia Botín. Este hecho fue ratificado por diferentes informes periciales presentados ante la Justicia y que no recibieron ninguna oposición por parte del banco cántabro. En realidad, esos 8.000 millones de euros fueron una de las múltiples causas por las que el Santander necesitó al Banco Popular, ya que, en base a lo indicado por los informes periciales la ampliación de capital de 7.093 millones que se presentó al mercado como una herramienta de refuerzo fue utilizada para cubrir esas pérdidas.

Por otro lado, en marzo de 2020 Diario16 publicó que, según los datos aportados en las cuentas del ejercicio 2019, el volumen de negocios en el continente americano ya superaba a los datos de Europa, exactamente lo que el FMI afirmaba que era un riesgo para el sistema financiero mundial. Sólo Brasil aportó el 28% de los beneficios de la entidad presidida por Ana Patricia Botín, precisamente el país donde la moneda local, el real, más se está devaluando respecto al euro, en concreto un 22%. El peso mexicano y el peso chileno tenían en marzo de 2020 un comportamiento similar de depreciación respecto al euro. si nos fijamos en cifras de volumen de negocio y de activos, el quebranto que puede tener que soportar el Santander son escalofriantes y podrían alcanzar los 17.866,83 millones de euros a final de año.

La crisis del Covid19 nada tiene que ver con las pérdidas del banco cántabro, la situación es histórica y ahí se fundamentan las cuentas presentadas en el día de hoy que afloran 10.789 millones de euros. Santander ha afirmado que se trata de ajustes contables que, en realidad, no es más que sacar a la luz lo que llevan tapando durante años.

Sin embargo, esas pérdidas que el Santander ha hecho públicas hoy, ya colean desde hace años y se han mantenido ocultas gracias a diferentes factores que van desde los juegos contables en las cuentas (los 8.000 millones de pérdidas de 2017 no se incluyeron en la cuenta PyG sino en patrimonio), hasta la venta de productos tóxicos para cubrir los quebrantos provocados por operaciones como la compra de Sovereign o ABN Amro, productos como Valores Santander e, incluso, la compensación con acciones a clientes preferenciales por las pérdidas sufridas y que fueron publicadas por este medio.

Santander ha achacado el resultado presentado hoy a la actualización del valor de sus filiales en Reino Unido, Polonia y Estados Unidos por medio del fondo de comercio y de los créditos fiscales. Por otro lado, se culpa a la gestión de Emilio Botín y a sus inversiones históricas. No obstante, ¿está diciendo el Santander que las compras de Abbey, Sovereign o Zachodni WBK estaban infladas en 12.000 millones de euros? Si así fuera, sería un hecho muy grave que requeriría de la intervención de las autoridades supervisoras nacionales y europeas.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. ¿Habrá aquí también retirada masiva de fondos de administraciones públicas? A este seguramente lo protegerán regalándole otro banco después de robar la propiedad a sus dueños. Pobre defraudadora de la lista Falciani, a esta hay que protegerla, que luego sus amigos de Bilderberg igual no la reciben, y hay muchos políticos y familiares a los que enchufar en consejos de administración.

  2. Ya es hora que periódicos independientes como el suyo y que no se venden con la publicidad que inserta la entidad, sean valientes y saquen a la luz todas las fechorías de esta entidad que ha actuado delinquiendo durante décadas y que organismos como la CNMV y el Banco de España han permitido. Enhorabuena.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre