El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, se reunió el jueves con el presidente Sergio Mattarella para discutir la situación política a medida que aumentan los rumores sobre el inminente colapso del gobierno y más después de que el ultraderechista Matteo Salvini amenazara con provocar un adelanto electoral.  

La coalición de la plataforma antisistema del Movimiento 5 Estrellas (M5S) y el partido de ultraderecha, Liga, llevan en crisis varios meses. Estas tensiones aumentaron el miércoles cuando los dos partidos votaron uno contra el otro en el Parlamento sobre el proyecto para un enlace ferroviario de alta velocidad a Francia.

En una manifestación el miércoles en Sabaudia, al sur de Roma, el líder de la Liga y Ministro del Interior, Matteo Salvini, insinuó que podría derrocar al gobierno, pero sin revelar en qué condiciones podría suceder tal iniciativa. “No tiene sentido continuar el litigio. Una reorganización no sirve de nada, la única alternativa a este gobierno son las nuevas elecciones “, dijo el político de extrema derecha, que hace sus cálculos matemáticos en base a la estimación de encuesta de su partido del 38%, cuando M5S continúa rondando alrededor del 17% y, el Partido Demócrata en 22%.

El líder del partido nacionalista y antiinmigrante ha utilizado esta información para amenazar con derrocar al gobierno e intentar provocar elecciones anticipadas. Aún así, en un momento en que la mayoría de los italianos están de vacaciones y el Parlamento está cerrado, resultaría extraño que se iniciara una crisis de Gobierno.

Según una fuente del gobierno, Conte no mencionó una posible renuncia en la reunión con Mattarella, un hecho que provocó una leve recuperación en los mercados. Pero el primer ministro declinó revelar el contenido de la conversación con el presidente. Canceló una conferencia de prensa programada para el jueves, ya que según una fuente de la Liga, Salvini aclarará su posición el próximo lunes.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre