viernes, 1julio, 2022
18.3 C
Seville

Saint-Denis: un símbolo del fracaso de Europa

Decenas de delincuentes, muchos de ellos organizados, atacaron a los aficionados que acudían a la final de la Champions League entre el Real Madrid y el Liverpool

- Publicidad -

análisis

Sánchez confirma que antepone un incremento del gasto militar de 13.000 millones de euros al bienestar del pueblo

Pedro Sánchez se ha venido arriba y se ha creído que es un estadista mundial sólo porque se ha hecho fotos con Joe Biden...

¿Estamos orgullosos de la justicia española? (II)

Como era de esperar, la anterior publicación que llevaba el mismo título, no ha generado las críticas que inicialmente supuse. El hecho es, en...

El Repaso del jueves 30 de junio: portadas y manipulación mediática

En El Repaso analizamos diariamente las principales noticias y las portadas de los distintos medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales. En El Repaso...

La solución para encontrar trabajadores: pagar más y explotar menos

Según la estadística oficial, en España no hay un problema de vacantes. En el primer trimestre de 2022 el porcentaje de vacantes se situó...
- Publicidad -
- Publicidad-

La comuna de Saint-Denis ya no aparece en los folletos turísticos de París pese a su maravillosa basílica gótica en la que descansan los restos de algunos reyes de Francia. Aquello se ha convertido en un gueto, una bolsa de miseria y pobreza donde no entra ni la policía. El pasado fin de semana, durante la final de la Champions League entre el Real Madrid y el Liverpool, el barrio explotó. Cacos, rateros, carteristas, pandillas organizadas, tironeros, mangantes y descuideros salieron de detrás de cada esquina, de detrás de cada farola, para lanzarse como hienas hambrientas sobre los aficionados que pretendían pasar una noche agradable de fútbol animando a sus respectivos equipos. No respetaron nada. Empujaron a pacíficos padres de familia que llevaban a sus hijos de la mano para robarles el teléfono móvil, acorralaron a inofensivos jubilados a punta de navaja e incluso asaltaron autocares en marcha para sustraer el equipaje a los turistas, como aquellos pistoleros enmascarados que asaltaban la diligencia en las viejas películas del Oeste.

“El estadio está en un barrio muy complicado y tienes que ir andando hasta la civilización. Estaba todo cortado y no había taxis. Había mucha gente organizada para robar y atracar. Pasamos miedo porque no había luz y todo eran callejones”, explica la periodista deportiva Irene Junquera. Una ratonera, un auténtico laberinto del que resultaba imposible escapar. La primera pregunta que se plantea, lógicamente, es cómo pudo ocurrir, cómo pudo ser que ni la UEFA, ni el Ayuntamiento de París, ni el Gobierno de Macron tomaran las medidas necesarias para que la gente que acudía al estadio no terminara siendo perseguida por una jauría salvaje. Cuesta trabajo creer que Francia, el país símbolo de la modernidad y la prosperidad europea, haya podido proyectar al mundo semejante imagen tercermundista y de territorio sin ley donde se puede practicar la caza y captura al turista impunemente de día o de noche. La Policía no actuó a tiempo y cuando lo hizo usó gas pimienta tanto contra los atracadores como contra las víctimas, otra muestra más del descontrol que se vivió por momentos. Si esto está pasando en el corazón mismo de la Europa rica y avanzada, ¿qué no estará ocurriendo en otros lugares mucho más atrasados económicamente?

Pero más allá de los errores y chapuzas cometidos por un país que aspira a organizar los próximos Juegos Olímpicos, lo más preocupante de todo es que asistimos al fracaso de un modelo político y económico, al hundimiento del Estado de bienestar. No se trata solo de Saint-Denis como un caso aislado, hablamos de que cada gran ciudad europea tiene ya su propio gueto de marginados y favelas. Lugares como Molenbeek en Bélgica, un semillero de terroristas suicidas sin futuro; Rosengård en Suecia, donde los enfrentamientos entre grupos violentos están a la orden del día; Secondigliano en Nápoles, el gran feudo de la Camorra napolitana; o Cañada Real en Madrid, el mayor supermercado de la droga del viejo continente. El sueño de la Europa opulenta y floreciente que nos habían prometido termina en todos esos agujeros negros demográficos, islas a la deriva sin comisarías ni bibliotecas donde cientos, miles de personas, malviven enjauladas tras las rejas de casas baratas y en unas condiciones infrahumanas que poco se diferencian ya de esos poblados africanos, asiáticos o sudamericanos de los que nos hablan los rutinarios telediarios de mediodía. De la noche a la mañana, Europa se ha tercermundizado y ya vivimos bajo el mismo terror de aquellas ciudades mexicanas controladas por el cártel de Sinaloa, el paraíso del crimen del dios ‘Chapo’ Guzmán donde pese a la oleada de crímenes narcosatánicos “todo está bien”, según dice el vejete López Obrador, que ahora vuelve de darse una vuelta rápida por allí tras hacerse unas fotos propagandistas, en plan patriarca bananero, con la prensa.

La globalización ha llegado a tal sindiós, a tal nivel de locura e injusticia, que ya no tenemos que irnos a Sudán, Etiopía o Malí para contemplar la catástrofe humanitaria en toda su dimensión. Ya no es necesario viajar miles de kilómetros al otro lado del mundo para caer en manos de una tribu urbana, guerrilla, mara o pandilleros armados hasta los dientes que hacen del barrio abandonado su feudo inexpugnable. Tenemos el tercer mundo a la vuelta de la esquina según se va y para encontrarnos con él solo tenemos que tomar el Metro, viajar hasta los suburbios y extrarradios, hasta el corazón de las tinieblas capitalista, y bajarnos en la estación del hambre, de la droga o de la miseria.

Los jerarcas de Bruselas, entretenidos en sus casinos bursátiles y en su guerra petrolera con Putin, se han desentendido de todos esos rincones convertidos en pequeños Alepos, en pequeñas Franjas de Gaja donde al inmigrante se le enseña la jerga del odio a Occidente y el fanatismo fascista. Barrios enteros donde los niños puestos de crack juegan en solares rebosantes de basura, condones usados y jeringuillas. Barrios donde la mafia ha sustituido a la escuela y el lenguaje de la navaja al libro. Barrios donde la única esperanza que le queda al marginado para escapar de su infierno existencial es dar el pelotazo musical en Youtube echando unos ripios al aire como su ídolo el rapero Morad. No nos extraña nada que en Saint-Denis, bajo la sombra del lujoso Stade de France –ópera deportiva de divos futbolistas–, esté creciendo una estirpe de perdedores condenada al navajeo, a la violencia social y al asalto al turista.

Y ahora, llegados a este punto, es cuando sale el supremacista neoliberal blanco de turno que vuelca su bilis en Twitter y suelta: “Pero señor Antequera, no sea usted demagógico e ingenuo. Pobres y delincuentes los ha habido siempre y los seguirá habiendo. Lo que hay que hacer es echar a toda esta chusma negra de Europa”. El diagnóstico propio de la extrema derecha racista resulta, una vez más, tan tóxico como falaz. La mayor parte de los jóvenes de Saint-Denis, de Molenbeek o de la barriada de El Príncipe son inmigrantes de segunda generación, es decir, ciudadanos nacionales franceses, belgas y españoles con plenos derechos. Son nuestros despojos humanos. Somos nosotros quienes les hemos robado el futuro. Y ahora reclaman lo suyo.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

4 Comentarios

  1. Jajajaja, sois patéticos, son hordas de chusma salvaje, y resulta que la culpa la tenemos «nosotros». Joer, pagaría por lo que me divertís.

  2. Por mucho que censuréis, no dejaréis de ser ridículos. Sois patéticos hasta aburrir.
    Y que conste que pagaría una suscripción por lo rancios que sois :-))))

  3. Responsabilidad personal por su parte, no, eso no existe, son animalitos sin ninguna responsabilidad en todo el asunto. Pobrecitas víctimas sin opciones. La culpa es solo nuestra. Nosotros somos malos y ellos son buenos. ¿Alguna simpleza más?

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El embargo petrolero a Rusia aún no ha producido resultados visibles

A pesar de que Europa y Estados Unidos comenzaron a abandonar activamente el petróleo ruso, las pérdidas reales para la economía rusa son escasas....

Correos emite un sello dedicado a Dolors Aleu, dentro de la colección #8MTodoElAño

Correos ha emitido un sello dedicado a Dolors Aleu, una de las primeras mujeres en cursar la carrera de Medicina, en ejercer su profesión...

El Banco de España se desacredita solo

La Vicepresidenta Segunda y Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha calificado el Informe de Análisis y Propuestas Económicas del Banco de España en su...

Un equipo de la Universidad del Sur de Florida descubre un histórico aumento del nivel del mar en las cuevas de Mallorca

Un equipo internacional de investigadores dirigido por la Universidad del Sur de Florida (USF), ha descubierto que el nivel del mar ha subido 18 centímetros desde...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Banco Popular: el Santander podría provocar un cerco más estrecho contra Emilio Saracho y la JUR

El cerco sobre la responsabilidad de Emilio Saracho y de la Junta Única de Resolución se podría estrechar aún más por un movimiento de...

Banco Popular: las coacciones, amenazas y engaños que no quiere investigar la Audiencia Nacional

a frase de Saracho «o se declara la inviabilidad o ateneos a las consecuencias» resonó en varias ocasiones en las paredes de la Audiencia

Banco Popular: el acta de la inviabilidad infringió el Código del Registro Mercantil, pero la Audiencia Nacional no lo investigará

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó la decisión del juez Calama de no investigar determinados hechos sucedidos en la reunión...

Más de la mitad de los padres han decidido no poner la pauta completa a sus hijos de la vacuna contra el Covid-19 en...

Los menores que han recibido la pauta completa de la vacuna contra el COVID-19 no llega al 50%.  Desde el Comité Asesor de Vacunas han...

Jeffrey Sachs responsable de la comisión COVID-19 en The Lancet: «Estoy bastante convencido de que el virus salió de un laboratorio de EEUU»

Jeffrey Sachs es profesor de Economía en la Universidad de Columbiaa, en EEUU, de reconocido prestigio a nivel internacional. Es director del Centro para...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

El embargo petrolero a Rusia aún no ha producido resultados visibles

A pesar de que Europa y Estados Unidos comenzaron a abandonar activamente el petróleo ruso, las pérdidas reales para la economía rusa son escasas....

Correos emite un sello dedicado a Dolors Aleu, dentro de la colección #8MTodoElAño

Correos ha emitido un sello dedicado a Dolors Aleu, una de las primeras mujeres en cursar la carrera de Medicina, en ejercer su profesión...

El Banco de España se desacredita solo

La Vicepresidenta Segunda y Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha calificado el Informe de Análisis y Propuestas Económicas del Banco de España en su...

Un equipo de la Universidad del Sur de Florida descubre un histórico aumento del nivel del mar en las cuevas de Mallorca

Un equipo internacional de investigadores dirigido por la Universidad del Sur de Florida (USF), ha descubierto que el nivel del mar ha subido 18 centímetros desde...