Pero veamos lo que nadie parece haber visto. Para ello hay que fijarse una vez más en las fotografías. Pero fijémonos bien en las piedras; como ya se ha mencionado estos bloques no proceden de ninguna cantera; sino que fueron fabricados.

Como podemos ver en la imagen, hay unos anchos surcos verticales en estas enormes piedras, que sugieren que la roca tenía una consistencia blanda. Junto con  unas hendiduras en la roca de la derecha que sugieren que fueron hechas con un plato grande hundiéndolo en la roca cuando esta tenía una consistencia blanda. Y también (aunque no en estas imágenes) adherido a estas enormes rocas hay una especie de protuberancia de forma rectangular del tamaño de un ladrillo o dos, que también veremos en Machu Picchu, en Ollantaytambo y en los supuestos sarcófagos del Serapeum y en más sitios.

Que de haber seguido generándose la forma de esas enormes piedras hubiesen desaparecido esas protuberancias al integrarse en la enorme piedra reblandecida que forma parte de esa supuesta muralla.

También los verdaderos constructores pudieron construir esa “muralla” de una sola pieza, si no lo hicieron es porque esas mal llamadas murallas están  hechas para vibrar y soportar seísmos.

Pero es que la roca de al  lado tiene un importante daño eléctrico en la esquina inferior derecha. Y la roca central también tiene daños eléctricos. Al igual que la hendidura de forma redonda que hay en la puerta de los Dioses, la cual fue hecha por un rayo. Hay una gran cantidad de imágenes de este lugar que vienen a confirman lo que aquí estamos comentando.

¿Qué nos están diciendo las rocas? Por una parte que esas rocas y las de todo Sagsayhuaman estaban reblandecidas cuando sobre ellas se arrojo una tormenta de rayos, quiere decir que en ese momento tenían una consistencia blanda; es decir se estaba construyendo Sagsayhuaman, con esa tecnología de ablandamiento de rocas y generación de formas, que en estas piedras tienen una forma almohadillada, que además encajan unas con otras como una especie de rompecabezas, que veremos también en Egipto, la isla de Pascua, Ollantaytambo y más sitios. Donde estas rocas están unidas por una especie de cola de milano metálico. Por lo que todos estos lugares están relacionados también por esto último.

Pero no estamos hablando solo de las marcas de esta imagen; sino de todas las marcas que hay en esas tres hileras de enormes bloques de piedra de 400m., de largo que hacen zigzag.  Por tanto no estamos hablando de un rayo ni de cuatro; sino de una fenomenal tormenta de rayos.

Y la conclusión que podemos sacar sin temor a equivocarnos es que esas piedras no estaban terminadas; se estaban construyendo o generando con esa tecnología de ablandamiento de rocas y generación de formas que hemos visto en la ciudad perdida de Petra y puesto que tienen esas marcas de rayos, quiere decir que antes de concluir la construcción alguien tomo una decisión contraria a la que había tomado en un principio que era la de construir.  

Pero esos impactos de rayos solo están en las piedras de Sagsayhuaman, y no  en las piedras de alrededor que están a pocos metros de las piedras de sagsayhuaman, y estamos hablando de una gran masa de diorita que llaman el rodadero por la forma que tiene, donde no se observan esos impactos de rayos.

Por lo tanto (y esto lo veremos en muchos más sitios) esa tormenta de rayos no fue de origen natural; sino que fue una tormenta eléctrica dirigida a esas piedras. ¿Quién tenía tecnología en la época de Pachacutec en el siglo XV, para generar y dirigir una tormenta de rayos? y ¿por qué? Está claro que nadie y tampoco esa tormenta incidió en las piedras de Sagsyhuaman en esa época.

Como se acaba de comentar a pocos metros de las piedras de Sagsayhuaman hay una enorme masa rocosa de diorita. La diorita como sabemos es más dura que el acero. En toda esta masa de roca no se ven impactos de rayos, y hay que tener en cuenta que cuando se arrojo esa tormenta de rayos sobre las piedras de Sagsayhuaman fue hace 12.500 años.

Estos daños eléctricos que están por todo este lugar podemos relacionarlos con los daños que comentamos en capítulos anteriores; tanto en el templo de Petra llamado el monasterio, ese tramo deteriorado que comienza en la roca madre atraviesa toda la portada y llega hasta el otro lado en la roca madre. Como ese enorme tramo deteriorado que hay en el anfiteatro de Petra. Daños eléctricos que veremos en muchas de estas construcciones enigmáticas y maravillosas, algunas de las cuales nos van a dejar con la boca abierta.  

Para hacernos una idea vamos a considerar lo que tenemos hasta ahora: En primer lugar tenemos una tecnología de ablandamiento de rocas y generación de formas que hasta ahora hemos visto; en el obelisco inacabado de la cantera de Assuán, en la ciudad perdida de Petra (Jordania), en Mada’in Saleh  (Arabia Saudi), en la Puerta de los Dioses en Perú y en este lugar, Sagsayhuaman en Perú.

Tenemos también que sobre varios de estos lugares se arrojo una tormenta de rayos; la ciudad perdida de Petra en Jordania, la puerta de los Dioses en Perú, y Sagsayhuaman, también en Perú.

Hasta ahora he detectado unas pocas formas de inutilizar estos lugares: No terminándolos de construir, arrojando una tormenta de rayos sobre ellos, partiendo las rocas y por último enterrándolos.

Tanto la tecnología de construcción, como la tecnología empleada para inutilizar estos lugares están muy por encima de nuestra tecnología actual. Y desde luego no la tenían en la época de Pachacutec. Ni tampoco ninguna civilización anterior a nosotros.

Pero es que además y como veremos y ya hemos comentado, este tipo de construcciones están por todo el mundo aunque con distinto estilo arquitectónico. Y todas ellas como veremos están como las que hemos visto hasta ahora; sin terminar de construir e inutilizadas. Esto último solo puede hablarnos de que se estaban construyendo todas en todo el mundo al mismo tiempo y con la misma tecnología alucinante.

Y puesto que todas están sin terminar de construir quiere decir que se aborto la construcción en todas ellas, en todo el mundo, en el mismo instante. Y fueron inutilizadas porque muchas de ellas estaban construidas hasta el punto que podían funcionar. Esto sin duda nos habla de un abandono repentino del proyecto Tierra, que como veremos en el capítulo correspondiente está relacionado con la Atlántida.

Ahora veamos: La ciencia oficial dice que todas estas construcciones son tumbas o templos y desde luego no hablan de esta clase de tecnología. Poniendo como ejemplo los templos de Egipto, que contesten a la pregunta de ¿Dónde están las ciudades que generaron esos templos?

Y me refiero a las ciudades de esa época y me da igual que tomen la cronología que da la egiptología o tomemos la cronología real hace 12.500 años (medio ciclo precesional).

Esas ciudades no están por ningún sitio, porque vamos a ver, si son templos tendría que haber ciudades alrededor y los habitáculos donde vivían esas gentes tendrían que estar construidas con materiales y métodos similares, además de guardar el mismo estilo arquitectónico. Esas ciudades no existen, solo están los supuestos templos en mitad del desierto siguiendo el curso del rio Nilo. Y por otra parte si dicen que son templos ¿Dónde vivían los sacerdotes? Y donde están las distintas dependencias: Cocinas, baños, dormitorios salas de reuniones, bibliotecas, etc. ¡Tampoco existen estas dependencias dentro de los supuestos templos! Ni tampoco esas dependencias están en los alrededores de los supuestos templos y me refiero a dependencias que guarden el mismo estilo arquitectónico, etc.

¡Luego eso no son templos! Porque han sido construidos con una tecnología que tal vez esté un millón de años por delante de nuestra tecnología actual y no me refiero solo a la tecnología de construcción, ni la que emplearon para inutilizar esos supuestos templos ¡Sino a lo que esos supuestos templos iban a ser en realidad una vez terminados!

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre