martes, 29noviembre, 2022
17.4 C
Seville

¿Saben idiomas en el ministerio de asuntos exteriores?

Manel Mas
Manel Mas
Estudié contabilidad y economía, fui perito y profesor mercantil, ejercí de profesor en Alesco (Altos Estudios Comerciales) en Barcelona dando clases de contabilidad, cálculo y derecho mercantil.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

La pregunta es pertinente a la vista del informe emitido por el Consejo de Europa y el comunicado hecho público por parte del ministerio que tergiversa absolutamente lo que dicen en Europa. O no saben idiomas o, España no tiene vergüenza en mentir, aunque sea para ocultar la verdad a sus ciudadanos. El informe, que es una auténtica reprimenda al gobierno español donde se reclama la puesta en libertad de los presos políticos y la retirada de las euro-órdenes de los miembros del Gobierno catalán en el exilio.

Se trata de uno de los casos más grotescos y ridículos que ha protagonizado la cancillería española en los últimos tiempos. Se tiene que tener muy poco sentido del ridículo -no existente en España en términos políticos- para poner en un documento oficial justamente lo contrario de lo que es y querer transformar en una aparente victoria lo que ha sido un gran revolcón en toda la regla.

Las fake news de un gobierno son una práctica intolerable e impropia de un ejecutivo de la Unión Europea. Sería del todo impensable incluso en España si no tuviera como protagonista el independentismo catalán. Aunque ya hay una costumbre de llenar de propaganda más que no de información las noticias que se producen más allá del Pirineo y que tienen que ver con los exiliados y su sólida posición judicial a Europa. El puñado de millones gastados para mejorar la imagen de España o pagar favores a países terceros sirve de muy poco cuando una institución como el Consejo de Europa te pone al mismo saco que Turquía.

El retorno inesperado de la inmunidad de los tres eurodiputados catalanes y la aprobación, de momento solo en comisión, pero ya de manera muy clara, del informe del Consejo de Europa que exige la liberación de los prisioneros y el fin de toda forma de represión contra el Primero de Octubre han originado un auténtico descalabro emocional, especialmente en la capital del reino. El pesimismo y la sensación de derrota se han apoderado de Madrid.

Todos quedamos estupefactos al ver el comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores español que decía que el Consejo de Europa les daba la razón. Cuando haces cosas tan ridículas como esta, o tienes que esconder las noticias desfavorables como hicieron la mayoría de periódicos españoles o ignorar la noticia del retorno de la inmunidad del presidente Carles Puigdemont y los consejeros Comin y Ponsatí, lo que demuestra el tipo de país que es España y a quien parece no importarle mucho hacer el ridículo.

Europa no solo le pide en España la liberación de los presos políticos sino que suspenda las euro-órdenes de los políticos catalanes al exilio. Todo esto demuestra la alegría del ministerio de asuntos exteriores español que, además de decir «su verdad», también se ha descuidado de un último «consejo» que le ha dado Europa y que no tiene desperdicio: la revisión en su código penal de los delitos de rebelión y sedición. Lástima que la carencia de conocimiento idiomático por parte del ministerio no haya permitido entender el mensaje, por lo cual no se haya podido informar debidamente a la población.

¿Qué piensan ustedes, queridos lectores? ¿No resulta vergonzoso y ridículo ver la actuación española ante la realidad? ¿Qué se piensan que escondiendo y tergiversando la verdad conseguirán que la desconozcamos? Parece que volvemos a la época de la dictadura en que la prensa publicaba lo que le mandaba el régimen. La diferencia es que, en una aparente “democracia plena”, es el gobierno quién miente de forma descarada.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

2 COMENTARIOS

  1. Lo que resulta absolutamente ridículo (no me cansaré de repetirlo) es que una minoría rica y privilegiada con yate y segunda residencia, que detenta el poder económico y político en su región, una de más ricas, de una de las naciones más democráticas del mundo, se queje como si fueran palestinos de Gaza o saharauis de Tinduf.

    Esos si que es verdaderamente patético y ridículo.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído