Foto Agustín Millán.

El Gobierno se reunirá con los representantes sindicales y empresariales con la intención de cerrar esta semana un acuerdo de cara a prorrogar los ERTE.

El Ministerio de Trabajo y Economía Social ha presentado un borrador a los agentes sociales en el que propone prorrogar los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hasta el 31 de diciembre de 2020, limitando los de fuerza mayor a determinadas empresas y sectores más afectados por la crisis del coronavirus, tal y como propuso la vicepresidenta Nadia Calviño, la representante neoliberal en el Ejecutivo. Además, se mantendrá la prohibición de despedir tras esos ERTE.

Trabajo propone que se consideren como empresas especialmente afectadas por la crisis las que su actividad se recoja en el acuerdo, que aún no han sido especificadas, y las que su negocio dependa de aquéllas o que formen parte de la cadena de valor. En concreto, podrán continuar con un ERTE de fuerza mayor, las empresas dependientes o integrantes de dicha cadena cuya facturación del año 2019 se haya generado en más de un 50% de las empresas calificadas como especialmente afectadas por la crisis del coronavirus.

Por otro lado, el borrador extiende hasta el 31 de diciembre la interrupción del cómputo de los contratos temporales, tanto en lo referido a la duración como de los periodos de referencia equivalentes al periodo suspendido. El borrador también recoge la adaptación o reducción de la jornada para el cuidado de menores.

El documento recoge una de las reinvindicaciones de la patronal: el fin del contador a cero, es decir, que las prestaciones que consuman los afectados por ERTE se restan de los periodos de prestación por desempleo. Según indica Europa Press, el borrador indica que «cuando los trabajadores que, una vez finalizado el ERTE, accedan a una prestación contributiva por haber extinguido una relación laboral antes del 31 de diciembre del 2021, verán reducida la duración del nuevo derecho en tantos días como hayan percibido de prestación durante el ERTE desde el 1 de octubre».

Los sindicatos muestran ciertas reticencias al borrador de Trabajo porque no recoge nada de lo que se planteó en el inicio de la Mesa de Diálogo Social abierta en Mallorca el pasado 4 de septiembre en Palma de Mallorca y por quitar, además del contador a cero, la imposibilidad de despedir tras los ERTE.

La patronal, por su parte, piensa que el borrador no garantiza la cobertura a todas las empresas que lo necesitan, dado que se produce una reducción del marco de las ayudas y no se incrementa, entre otras cosas, el plazo hasta el mes de abril de 2021.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre