El bodeguero Benjamín Romeo a la entrada a su nuevo restaurante.

Bien es sabido que no hay mejor manera de disfrutar de un buen vino que acompañándolo de un buen festín gastronómico. Tal vez por ello son cada vez más los bodegueros que apuestan por abrir sus propios restaurantes, en los que poner a prueba sus vinos frente a una selección de platos a la medida.

“El negocio es heredero de Taberna REGI, un histórico con más de veinte años de actividad”

Uno de los que ya apostó por diversificar de esta manera fue Benjamín Romeo, el hombre al frente de Contador, una de las bodegas de referencia en el panorama enológico actual. Hace ya varios años Benjamín abrió, en el que fuera el garaje de sus padres en San Vicente de la Sonsierra (La Rioja) La III Estación, un wine bar frecuentado por los vecinos del lugar y al que acuden en peregrinación todos los aficionados que previamente han visitado la bodega.

Allí, una carta sencilla y muy de la tierra ofrece buenas opciones tanto para un mero picoteo como para regalarse un buen festín. Sin embargo, si algo caracteriza a Benjamín Romeo es su carácter siempre innovador, en busca de nuevas propuestas, lo que ha supuesto el motor de arranque de REGI Jatetxea, un bar restaurante en Urduliz (Calle Hegoalde, 2, Vizcaya). El negocio es heredero de Taberna REGI, un histórico con más de veinte años de actividad, que fuera propiedad de Regina Arrola, madre de Iraide Somarriba, al frente de estos nuevos fogones.

“Tanto tiempo en un espacio tan pequeño ya merecía cambio, evolución”, comentan Regina y Benjamín, quienes han querido conservar el espíritu del negocio original actualizándolo a partir de la experiencia atesorada por Iraide tras años de trabajo en casas como Jolastoki o Berasategui.

El nuevo REGI ofrece a sus visitantes carta, menú bistró y menú degustación, surtidos por platos que van del rape negro con crema de azafrán y refrito de cayena o el taco de cochinillo lacado sobre risotto de patata y boletus, al arroz cremoso de espinacas y bacalao con su pil-pil o la kokotxa de merluza en tempura ali-oli con mayonesa de piquillo, entre otras muchas propuestas.

Por su parte, la implicación de Benjamín en el proyecto asegura una bodega bien surtida, no solo por los vinos de su casa, sino también por una muy completa y sugerente selección, con representación internacional y atención especial por los espumosos.

El diseño de espacios en REGI Jatetxea está orientado a ofrecer al cliente una experiencia de máximo disfrute y comodidad. Cuenta con áreas diferenciadas, cafetería y sala modulable, que constituyen un todo con la terraza privada, donde impera un ambiente relajante y fresco gracias a su jardín vertical y el agua fluyendo en cascada. Son tres espacios versátiles, que además pueden ser conectados como uno solo en caso necesario. Esta opción permite que todo el restaurante quede cerrado a disposición del cliente, y resulta perfecta para la celebración de eventos con total privacidad.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre