viernes, 27enero, 2023
9.4 C
Seville

Reclaman que el Gobierno acabe con la censura franquista que sufren todavía películas y libros

A la versión de la película “Qué bello es vivir” que se emite en televisiones españolas le faltan siete minutos que fueron censurados por el franquismo

Eva Maldonado
Eva Maldonado
Redactora en Diario16, Asesora de la Presidencia de la Conferencia Eurocentroamericana.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) reclama al Gobierno que después de más de cuatro décadas de recuperada democracia termine con las consecuencias de la censura franquista que sigue vigente en películas. En un escrito dirigido por registro al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se reclama que termine la emisión y distribución de obras que no han recuperado las escenas o las páginas que la censura de la dictadura franquista les amputó.

En el año 2021 todavía quedan consecuencias de la censura franquista. Numerosas películas y libros continúan siendo emitidas e impresas de manera parcial, sin haber recuperado las escenas o las páginas que las autoridades franquistas consideraron que eran nocivas para nuestra sociedad. Que tras más de cuarenta años persistan hechos tan graves no es sólo un atentado contra las personas que crearon esas obras y una agresión a su libertad de expresión; atenta también contra el derecho al conocimiento y la libertad en el acceso a la cultura.

Durante la transición española la derogación de las leyes que sustentaban la censura franquista no estuvo acompañada de la creación de una comisión que investigara a fondo las consecuencias de la misma y rehabilitara las obras que habían sufrido persecución y amputaciones o manipulaciones de su contenido.

Casos como el de la película Qué bello es vivir” (1946), de Frank Capra, que se sigue emitiendo por canales de televisión del Estado con siete minutos menos de los que tiene la película original evidencian la normalización de la censura y la dejadez de las instituciones a la hora de reparar los daños culturales de la represión franquista. La película más emitida en navidades ha sido vista en España con mutilaciones de contenido moral y político que impiden conocer la dimensión que su director, Frank Capra, quiso darle a la posibilidad de crear cooperativas de vivienda frente la avaricia de quienes desde la usura del mercado son capaces de pisotear derechos fundamentales.

Esta es una de las escenas que no aparece en la versión de ¡Qué bello es vivir! que más se ha difundido en España https://youtu.be/uNQGmJbriHY

Desde la ARMH aseguran que son conocedores también de la permanente reedición de libros de autores como George Orwell o  Ernest Hemingway que, como ha investigado el profesor Jordi Cornellá, se siguen imprimiendo bien entrado el siglo XXI con el contenido mutilado por las manos de los censores del franquismo.

Por todo ello, la ARMH solicita al Gobierno que a través del Ministerio de Cultura cree una comisión que investigue las consecuencias de la censura que permanecen en obras culturales que fueron censuradas y se lleve a cabo una restauración de las mismas con el objetivo de garantizar la libertad de expresión de las personas que las crearon y el derecho de la ciudadanía al libre conocimiento, sin tutelas del Estado ni ocultaciones de ninguna clase. 

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

  1. Hay tanta mierda en la producción, de libros, de series, de filmes,… de tan escasa calidad que a la censura que pervive del pasado se le cuelan auténticas aberracións contra la misma moral, sea cual sea su tara. Se emiten una cantidad de telefilmes de bajísima calidad en torno a un mismo tema que por su emisión incesante casi que normalizan el maltrato y persecución contra la mujer, su pretensión puede ser otra pero por ser tan malos trabajos no logran ni de coña su interés, no consiguen otro resultado que generar el desinterés que resulta peligroso. Incluso no en le emisión, sino en destinar fondos a películas, obras literarias o teatrales de muy escaso valor moral y profesional, como la porquería de Santiago Segura y otros veraneantes que hay alrededor de todas y cada una de las pesetas que el estado pone a disposición de la cultura y se embolsan sus enemigos.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído