Desgraciadamente lo que tuvo que soportar Iñigo Errejón, el otro día en el Congreso de los Diputados, no fué una gracieta de las que suelen soltar algunos que se creen divertidos, ¡maldita la gracia que tuvo!. Fue más bien un exabrupto a los que, de vez en cuando, nos tiene acostumbrados la derecha de este país. Demostrando una vez más, que son irrespetuosos, insolidarios, carentes de gracia y de sentido democrático.

En la situación tan desequilibrante que estamos pasando gran parte de los ciudadanos, que se lleve al Congreso la necesidad de contratar, en la Sanidad Pública, psicólogos para cuidar y sanar a todo el que lo necesite, es demostrar tener los pies en el suelo, estar en contacto con la realidad, y querer arreglar los problemas reales de los españoles. Tener la sensibilidad para hacerlo, demuestra la responsabilidad de quien lo propone, y su preocupación por las personas a las que representa.

El exabrupto muy al contrario, sólo demuestra la falta de empatía, su distanciamiento con la realidad social del país, su inhumanidad y lo poco que les importan nuestros problemas a algunos diputados de la bancada de la derecha. Más interesados en tapar las vergüenzas de su partido, debido a un comportamiento más cercano a la mafia que a los ciudadanos que les han votado.

Me avergüenza que en sede parlamentaria sucedan estas cosas, me apena que sucedan, rara es la familia que no tiene a alguien con depresión, ansiedad, estrés o falta de autoestima. Raro el que no ha perdido algún familiar cercano o algún amigo, por la pandemia, por suicidio (que se ha disparado en este tiempo), o simplemente por otra enfermedad. Raro el que se ha podido despedir adecuadamente de su ser querido, de su padre, amigo o conocido. 

Por todo esto, somos muchos los que nos sentimos ofendidos con el «vete al médico», no ha ofendido sólo al señor Errejón, ha ofendido a todas las víctimas, a sus familiares y amigos, y a todo el que tiene un mínimo de sensibilidad o humanidad. Con pedir perdón a Errejón en las redes sociales, no se soluciona el tema, porque lo que subyace debajo de esa reacción es algo que huele a podrido.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre