Sandra, en su habitación, donde pasa buena parte de su tiempo.

Según un estudio de la Oficina de Estadísticas Nacionales de Reino Unido, se marcan una serie de síntomas que diferenciarían a la variante británica de la anterior.

Esta nueva variante del virus es mucho más contagiosa que la anterior y se caracateriza porque genera menos casos asintomáticos.

Sus principales síntomas son: más tos, más fatiga, dolor de garganta y más dolor muscular que en los casos anteriores a la variante británica.

Además, la variante británica no hace perder el sentido del olfato ni del gusto de manera tan mayoritaria como sí lo hacia la anterior.

Puede consultar el estudio original en este enlace

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre