Desde hace ya varias décadas, la liga española suele seguir un patrón de dualidad permanente. Unos pocos equipos están arriba y a una relativa distancia está el resto. Algunas temporadas, la competición está más igualada, pero en otras prácticamente es como si hubiese dos ligas diferentes teniendo lugar a la vez. En ocasiones hay equipos que se encuentran en la cúspide suelen ser siempre los mismos, aunque también hay variaciones. Algunas otras la lucha está reñida entre tres o tal vez incluso cuatro equipos y en algunos momentos el equipo que va en cabeza está a tanta distancia del segundo que casi puede declararse poseedor del título de campeón de la liga, aunque ésta aun no haya terminado. En esta temporada 2020-2021, la situación parece asemejarse más a esta última caso, con un Atlético de Madrid muy fuerte que parecía mantener siempre una distancia segura, aunque a medida nos vamos acercando al verano, la cosa no está tan clara.

Las últimas dos décadas han sido una verdadera aventura para el Atlético de Madrid y sus seguidores. Tras conseguir ser campeones de la liga y ganar la copa del rey en la temporada 1995-1996, el equipo madrileño entró en una espiral que terminaría llevándolos a descender a segunda división. Aquella época que el equipo rojiblanco pasaría en el “infierno” se alargaría dos temporadas, muy a pesar de los hinchas “colchoneros” y no sería hasta el año 2002 que volverían a ascender a primera. Y es ahí donde empieza su particular epopeya, puesto que el Atlético de Madrid experimentaría durante los siguientes años una serie de triunfos, que pese a algunos problemas a nivel económico y también con el cambio de estadio, llevarían al equipo a embarcarse en una escalada de proporciones épicas en la que rebasarían los logros obtenidos en la década de los noventa. En esto ha tenido mucho que ver, sin duda alguna, Diego Pablo “el cholo” Simeone. A nadie se le escapa que el entrenador ha sabido dirigir al equipo de forma magistral, derrotando en varias ocasiones al equipo “merengue”, el otrora imbatible Real Madrid y sus eternos rivales en la capital Madrid, llegándoles a superar en la clasificación mundial de equipos de fútbol de la IFFHS en el año 2012, en el que quedarían segundos a nivel mundial, solo superados por el Barcelona.

Tras varias temporadas de éxitos, algunos más grandes que otros, y un par de ligas bajo el brazo, la temporada 2020-2021 prometía ser una de las más brillantes del equipo rojiblanco. Y lo cierto es que lo está siendo. La encomiable fortaleza de grupo que está demostrando el Atlético de Madrid les ha permitido mantenerse líderes indiscutibles durante lo que va de temporada y todo parece indicar que la situación no va a cambiar. Sin embargo, aunque la mayoría de los pronósticos futbolísticos consideran al equipo del Cholo como campeón de la Liga 20/21, el técnico argentino todavía no lo da por hecho.

El entrenador nunca ha tenido miedo de la autocrítica y la claridad a la hora de expresarse, como demostró tras la reciente derrota ante el Chelsea que les ha costado la eliminación de la “Champions League”. La derrota ante el equipo londinense no es nada de lo que avergonzarse teniendo en cuenta el nivel del equipo rival, indudablemente uno de los mejores de la Premier League, la cual ha igualado a la liga BBVA en la clasificación mundial de clubes por primera vez desde la temporada 2012-2013. Sin embargo, el Chelsea es el cuarto en la clasificación y el Atlético de Madrid, como líder de la liga, debería de haber sido capaz, no sin dificultad, pero en última instancia capaz, de derrotarles.

Confiarse definitivamente no es buena idea, especialmente cuando titanes como el Barcelona y el Real Madrid no están tan lejos. El nivel por lo tanto es elevado y el Cholo Simeone lo sabe. Lo que está por ver es si la estrategia que se emplee desde ahora hasta el final de la liga será tan efectiva como lo ha sido hasta ahora, o si sus rivales lograran recortar esa distancia y arrebatarles la gloria de esta temporada.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre