Tras la aprobación de la resolución en el Parlamento de Cataluña en la que se reconoce la legitimidad de Carles Puigdemont, el Presidente ha dado este mensaje desde Bruselas.

Un mensaje en el que explica la situación actual y la realidad socio-política, señalando al Gobierno de España como actor represor que viola los Derechos Humanos, motivo por el cual anuncia la interposición de medidas jurídicas ante organismos internacionales que deberán pronunciarse al respecto.

Señala a que, en breve, convocará a los diputados del Parlamento de Cataluña a un acto solemne en la capital europea para abrir una nueva etapa y para establecer el Consejo de la República para hacer efectiva la independencia. Un Consejo que estará coordinado con el gobierno del interior y desde el cual se organizarán la defensa de sus derechos y de sus intereses, internacionalizando la cuestión Catalana.

Pide al Presidente del Parlamento que proponga la investidura de otro candidato, de manera provisional, atendiendo a las circunstancias excepcionales, y presenta en nombre de su lista a Jordi Sánchez, presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), que se encuentra en prision preventiva.

 

Necesidad de mediación

Se muestra convencido de la necesidad de un proceso de mediación para la resolución del conflicto. En este sentido, anuncia que se emprenderá una ofensiva política y jurídica contra los abusos del Estado Español. Anuncia que “ha llegado la hora de pasar a la accion”.

Subraya que “El Partido Popular, que en el Parlamento solamente cuenta con 4 diputados, continúa decidiendo en nombre de todos nosotros”. Añade que “han pasado cuatro meses desde que el gobierno que presido ha sido apartado de manera arbitraria a través de un Gole de Estado, de apariencia constitucional, para intentar doblegar la voluntad de nuestro pueblo de decidir su futuro. Cuatro meses de prision y de exilio, de temor generalizado, de persecución arbitraria por ideas y por compromisos políticos. Cuatro meses de ofensivas sin límites, forzando el Estado de Derecho, rompiendo las bases de la convivencia, solamente para intentar conseguir una rendición que nunca obtendrán”.

“Quieren criminalizar al soberanismo”, ha señalado Puigdemont. Y ha agradecido a los diputados y diputadas de la CUP, ERC y JunXCat el apoy que han expresado “a la legitimidad democrática que representamos y en particular, a mi propia función como Presidente de Cataluña en las circunstancias tan excepcionales en las que la vengo ejerciendo. Es una resolución que conecta de manera directa con los resultados del 21 de diciembre y con el referéndum del día 1 de octubre. Y que recuerda la ilegítima aplicación del 155.”

 

La solución de la vía política 

“La única salida a un conflicto político es la política. Y una vez más, nos toca a nosotros poner política allí donde otros ponen violencia policial, judicial y económica. Nos toca a nosotros encontrar la manera de defender y promover los valores de la República, de defender nuestros derechos democráticos, de denunciar y perseguir los abusos cometidos por el Estado Español y hacer que llegue a todo el mundo. Que el mundo conozca mejor los abusos de un régimen que pone su Golpe de Estado al frente de la estrategia contra los catalanes. El inefable e inolvidable “a por ellos” desde una Monarquía que ha dejado de representar, por decisión propia, a todos los ciudadanos, y que solamente va a representar a los que piensan de una determinada manera.”

“Cataluña se ha ganado el derecho a ser una República independiente, democrática y de Derecho. Y este objetivo es irrenunciable. Y es sobre el cual continuaremos haciendo política desde el interior y desde el exterior.” En este sentido señala que en base a lo acordado y siguiendo lo aprobado en el parlamento, se darán los pasos hacia la “República de hombres y mujeres libres,  no súbditos” siguiendo el mandato del 1 de octubre.

Denuncia que las instituciones de Cataluña han sido ocupadas sin ninguna autorización democrática para hacerlo. Y subraya que “las urnas han desautorizado esta ocupación” y apunta que se han destinado muchos recursos para “perseguir y criminalizar al soberanismo”.

Señala a la confianza en las decisiones que “provienen de las urnas y no de la violencia”. En este sentido, apunta que “toda aquella persona o institución  que insulte o practique la violencia está , de hecho, amenazando los fundamentos de la paz y pierde toda autoridad. Así, habla de los presos políticos, personas de paz que jamás han utilizado la violencia.

Ha ratificado su voluntad de mantener la legitimidad de la República, ratificada por el Parlamento el día 27 de octubre, y de trabajar para hacerla posible.

 

Propouesta de Jordi Sanchez 

Ha anunciado que le ha pedido al Presidente del Parlamento que no presente su candidatura para ser investido Presidente, de manera provisional. Solicita que se inicie la rueda de conveersaciones para proponer un nuevo candidato, y en nombre de la lista que él mismo encabezó, anuncia la propuesta de Jordi Sanchez, número dos de la lista. Fundamenta esta decisión en las especiales circunstancias, con el objetivo de paralizar el 155.

“Ahora Madrid no tendrá excusa para continuar con la ocupación de nuestras instituciones”. “Será la primera fase para emprender el camino hacia nuestra independencia” Ha subrayado.

 

No claudica 

Para terminar, sentencia Puigdemont: “No claudicaré, no renunciaré” y “espero que algún día, pronto, pueda volver a Cataluña en libertad y nuestras instituciones tengan también la libertad de investir al candidato o candidata que la mayoría considere”

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre