Reportaje gráfico: Javier Bernal Revert.

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont ha acusado al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena de aceptar como veraces entrevistas presuntamente “manipuladas” por los informes remitidos por la Guardia Civil en la causa abierta por la fiscalía contra él por los supuestos delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos, entre otros. En la segunda parte de las tres entregas de la entrevista en exclusiva concedida a Diario16 por el líder independentista catalán desde su residencia en Bruselas, Puigdemont asegura que “se han transcrito entrevistas que forman parte de la Guardia Civil que han servido para que el juez tome decisiones que son falsas, que están manipuladas”.

“El juez sabe que están manipulados porque se le ha enseñado el original y tiene en cuenta la manipulación de la Guardia Civil. Esto es absolutamente escandaloso”

En un apartado de la entrevista realizada por Beatriz Talegón, directora de Opinión de Diario16, dedicado en profundidad a analizar el papel de los medios de comunicación en el conflicto catalán y de los poderes del Estado en cuanto a su independencia, el expresidente catalán acusa al juez Llarena de conocer la existencia de la manipulación de estas entrevistas. “El juez sabe que están manipulados porque se le ha enseñado el original y tiene en cuenta la manipulación de la Guardia Civil. Esto es absolutamente escandaloso”, apunta desde Bruselas el líder independentista y único candidato viable a reeditar la Presidencia de la Generalitat, quien añade esta pregunta: “¿Qué país va a salir de eso, qué monarquía les va a quedar?”.

El presidente catalán cesado en aplicación del artículo 155 de la Constitución Española realiza una contundente crítica generalizada al papel que están protagonizando en el conflicto de Cataluña los medios de comunicación españoles en general, tanto públicos como privados. “Ni la defensa de la unidad de España ni la defensa de la no unidad de España forman parte del ejercicio del periodismo, sino que es la garantía de la libertad de expresión y de la libertad de información, que está en grave riesgo en España desde hace tiempo”, apunta Puigdemont en la primera entrevista que concede a un medio español desde que se trasladó a Bruselas.

Reportaje gráfico: Javier Bernal Revert.

En el papel que los medios están jugando en el conflicto catalán, Puigdemont subraya los “intereses comerciales” de los grandes grupos mediáticos con sede en Cataluña. “En general lo que hay es la convicción de que forman parte de esta lógica de la razón de Estado, por encima incluso de la libertad de información y de la libertad de prensa y de opinión”. Puigdemont asegura que los medios españoles están alineados con la “unidad de España” por encima de la libertad de expresión y de información. El expresidente catalán asegura que se ha creado “una burbuja que cada día irradia plutonio mediático en la mentalidad de mucha gente para que a la hora del desayuno, del almuerzo y de la cena haya su dosis de irradiación diaria de lo malo que somos, de lo tarados que estamos, de la sinrazón”.

“Se ha acabado esperar el maná del poder que te diga cómo tienes que organizar tu vida”

Para evitar esta tendencia que, según él, se ha generado en la opinión pública española, Puigdemont aconseja que “con la información hay que ir con cuidado y no creerse el primer clic de nadie, empezando por mis tuits”. Añade que se hace necesario “poner en cuestión todo, porque estamos en un entorno que es muy fácil generar una burbuja de ‘infoxicación’ a partir de la cual puedas conducir fácilmente a la opinión pública”. Pide al ciudadano medio “un pequeño esfuerzo” para superar lo que él denomina la “pulsión intervencionista de un sistema de comunicación puesto al servicio de la razón de Estado”.

“Esto no va de banderas, no va de fronteras, no va de identidad nacional única”

Puigdemont califica de “cruzada mediática nacional” la información que se está dando en general desde España sobre el conflicto catalán y subraya que “las cruzadas nunca se hacen con la verdad, se hacen con otras cosas. Hay gente que se ha puesto al ‘servicio de’. Ellos sabrán, a lo mejor les dan dinero incluso”.

Respecto al evidente viraje independentista protagonizado en los últimos años por su formación y otras, Puigdemont recuerda que “el catalanismo siempre ha militando pensando que el Estado español era su Estado propio”. El president cesado por el Gobierno español cree que este punto de inflexión se produjo a partir del año 2010 con la sentencia del Tribunal Constitucional “y con las recentralizaciones de Aznar”. “Ya veíamos que la cosa no iba bien, no pintaba bien, que el espíritu inconcreto del 78 se había roto”.

Puigdemont se siente muy ofendido cuando se le pregunta por qué se siente catalán. “Yo me siento catalán porque soy catalán, como un belga o un danés, y nadie les pide explicaciones por ello”. El entrevistado añade que el catalanismo tradicional pensaba que “era perfectamente compatible y deseable que cada uno tuviera su propia vía de ser español. Esto se trituró y se humilló con la sentencia de 2010 y lo que hubo antes, la campaña de recogida de firmas, las humillaciones a la lengua…”.

“Con la información hay que ir con cuidado y no creerse el primer clic de nadie, empezando por mis tuits”

El expresidente catalán critica que aún haya gente en 2018 que crea que en Cataluña no se puede hablar en castellano o que no se enseña en castellano. “¿Cómo hay gente en España que aún dé crédito a eso?”, se pregunta en un momento de la entrevista. Puigdemont insta a la ciudadanía a exigir “responsabilidades” a quienes mantienen “ese estado de opinión” respecto a la normalización lingüística en Cataluña y “por qué quieren que crea usted que la lengua que para usted es importante es maltratada, cuando es fácil saber que no lo es”. Para corroborar su tesis reclama la atención sobre las conclusiones de los últimos informes Pisa sobre educación. Y concluye al respecto: “Ha habido alguien que no le ha interesado que se conozca bien, por evitar seguramente el riesgo de empatizar con una posición en Cataluña que podría poner en riesgo esta forma de entender el Estado que llevan 300 años construyendo”.

“Hay creada una burbuja que cada día irradia plutonio mediático en la mentalidad de mucha gente para que haya su dosis de irradiación diaria de lo malo que somos, de lo tarados que estamos”

Puigdemont reflexiona que “lo que está cuestionándose ahora es a través de Cataluña, pero puede ser perfectamente con otras reivindicaciones. Es un modelo de construir un Estado que ya no tiene porvenir, que está obsoleto, pero que su obsolescencia pone en cuestión a las élites, a los grupos de poder que siempre han controlado ese Estado en cualquiera de sus formas”.

A este respecto, el expresidente catalán pone el acento en el discurso a la nación española del rey Felipe VI el pasado 3 de octubre, dos días después del referéndum catalán del 1 de octubre declarado ilegal. Puigdemont cree que el contundente mensaje “dirruptivo” del monarca evidencia que lo que está en juego es mucho más que la independencia de Cataluña. “La gente ha entendido que su país, su comunidad, debe ser el resultado de su esfuerzo, y que para poder manejar tu propio esfuerzo debes tener acceso a unos instrumentos que hoy no tenemos”, argumenta el expresidente catalán.

Reportaje gráfico: Javier Bernal Revert.

Puigdemont apunta en la entrevista celebrada en Bruselas que la ciudadanía ha constatado que “esto no va de banderas, no va de fronteras, no va de identidad nacional única. No va de eso, porque para hacer eso no nos habríamos metido nadie”. El líder independentista apunta al fondo de la cuestión, que según él “en Cataluña se expresa a través de esta causa nacional no resuelta, pero que en otros sitios se expresa de otra forma”, como un cambio en general de la manera de entender el gobierno en la sociedad occidental. “Se ha acabado esperar el maná del poder que te diga cómo tienes que organizar tu vida”, concluye.

Apúntate a nuestra newsletter

7 Comentarios

  1. Estas acusaciones son muy serias y supongo tendrán que demostrarse, no? Las acusaciones contra Puigdemont no se basan en informes, se basan en hecho ilegales contra la Constitución , el TC, el TSC, etc.

    • ¿Vivir del cuento a 1000 kms de sus seres queridos teniendo hijos de corta edad? Cree el ladrón que todos son de su condición. En este país ya sabemos quienes son los que viven del cuento después de haber robado y viviendo opiparamente sin que la justícia les incordie. Hoy Millet ya vuelve a estar en la calle después de haber robado a manos llenad y reconocido sus muchas chapuzas. Pero claro, es mucho peor defender ideas políticas que no son las nuestras. No queda mucho para que el mundo reconozca que Franco sigue todavía vivo.

  2. Seria adecuado que antes de hacer segun que comentarios os informarais de la realidad de Catalunya. Lo que queremos es construir un nuevo pais (Catalunya), donde se pueda vivir en libertad, justicia, bienestar y igualdad. Somos una nación respetuosa, pacífica, cosmopolita, integradora y diversa. Estamos cansados de que se nos maltrate economicamente y en los últimos meses, que se nos trate con violéncia física, se nos humille, y denigre. Si al resto de España os gusta vivir en un estado en pleno retrocesso democático, o más bien dicho, donde la democrácia es inexistene, donde govierna el partido más corrupto de Europa,que está llevando el país a la ruina económica, donde no existe la división de poderes…pues me parece perfecto, pero no critiqueis a los que queremos salir del estado español corrupto donde y aspiramos a una vida mejor. Y tiempo al tiempo…

  3. Sr Andres Mata esta es la gran diferencia la falta de respeto usted puede estar de acuerdo em algo o no?pero siempre se discutr con respeto aqui dice mucho de

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre