El juzgado acaba de dejar en libertad a la joven italiana, Sara Casiccia, que fue detenida e investigada por quemar, presuntamente, un furgón policial en Barcelona durante las protestas tras el encarcelamiento de Pablo Hassel.

Su abogado defensor solicitó una prueba biométrica que sirviera para comprobar si las imágenes existentes del momento de los hechos podían determinar la identidad de la persona que habría llevado a cabo el ataque al furgón policial, demostrándose finalmente que los rasgos de la persona no coinciden con los de Sara Casiccia.

Así acaba de informarlo Andrea Villoria, de Cadena Ser, mediante sus redes sociales

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre