El presidente andaluz y la líder del principal partido de la oposición.

La cronología de los hechos evidencia que no hay nada casual en esta guerra institucional abierta en canal entre Gobierno central y Junta de Andalucía, o lo que es lo mismo, entre PSOE y Partido Popular. Cualquiera diría que estamos ante el guion nunca escrito de una película de Martin Scorsese o poco menos. Prácticamente con solo unos días de intervalo entre fechas, se conoce ahora que el departamento que dirige la ministra de Hacienda en funciones, la socialista María Jesús Montero –ex consejera del ramo en 2018 con Susana Díaz en Andalucía– ha remitido una carta al Gobierno bipartito de Andalucía (PP-Ciudadanos, con apoyo decisivo de Vox) informándole de que la Administración andaluza no podrá acceder a financiarse en los mercados el próximo 2020 por haber incumplido el objetivo de estabilidad, deuda pública y regla de gasto durante el ejercicio de 2018, precisamente el que estaba a cargo de la actual ministra de Hacienda en funciones.

De este modo, Andalucía deberá recurrir al Fondo de Liquidez Autonómica al tiempo que deberá acometer ajustes, como informa la carta de Hacienda remitida a todas las comunidades que incumplen lo establecido en la Ley de Estabilidad. Este dato se conoce apenas unos días después de que el Gobierno de Juanma Moreno Bonilla haya sido el primero de todo el país en aprobar sus cuentas para 2020, unos presupuestos que le sirven al bipartito para poder terminar sin agobios la legislatura pese a la presión que ejerce a medias la ultraderecha vigilante.

Este torpedo Madrid-Sevilla se conoce apenas unos días después del supuesto escándalo o ridículo, según quien lo mire, de las cajas fuertes o muebles de oficina, según quien las mire, “descubiertos” por funcionarios del Gobierno andaluz con papeles “ocultos” de los ERE.

El vicepresidente andaluz, Elías Bendodo, señalando la altura que no tenían las “cajas fuertes” supuestamente descubiertas con papeles de los ERE.

Mentiras de “un metro” de altura

¿Quién miente descaradamente o al menos no dice ni la mitad de la verdad en el caso de las increíbles “cajas fuertes” de “un metro” de altura? La respuesta incrimina directamente a los dos principales actores en esta historia: PSOE y Partido Popular, con un invitado en el papel de protagonista de reparto: Ciudadanos. La polémica ha adquirido estos días tintes kafkianos pese a que el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, que instruye la macrocausa de los ERE irregulares, ya tiene en su poder el contenido de los papeles hallados recientemente en “sobres lacrados” y que contienen, entre otros asuntos, un supuesto convenio privado firmado por el ex consejero socialista Gaspar Zarrías (condenado por los ERE) para condonar una ayuda concedida por el Gobierno de Manuel Chaves a una empresa cárnica de Jaén en 1998.

El Gobierno andaluz busca implicar a la ex presidenta Susana Díaz en la macrocausa de los ERE aportando ahora a la justicia documentos de los ERE en su poder desde hace un año

En el asunto de las tres “cajas fuertes”, desveladas por el viceconsejero Elías Bendodo, lo que sí parece meridianamente claro es que el “descubrimiento” tiene un fin nítido: asestar el golpe definitivo a Susana Díaz políticamente. Lo que no ha querido, o podido, conseguir su máximo adversario y compañero de partido (el propio presidente del Gobierno en funciones) sí se lo ha propuesto con todas sus ansias el PP andaluz del presidente Juanma Moreno. Y ahora que mueve los resortes del poder aún más. Sobre todo a través de su número dos, Elías Bendodo, en el papel estelar del Alfonso Guerra vicepresidente de los 80 y 90.

Después de la histórica sentencia que condena a la cúpula política andaluza durante una década entre los años 2000 y 2009, el Gobierno bipartito andaluz, con el apoyo decisivo de Vox, se ha propuesto noquear definitivamente a la lideresa de la oposición, la socialista Susana Díaz, algo a lo que ella responde siempre con el mismo mantra: por aquellos años estudiaba aún en la Universidad de Sevilla para aprobar la carrera de Derecho, algo que finalmente logró tras una década de estudios en la histórica Fábrica de Tabacos de Sevilla.

Este supuesto descubrimiento casual de los nuevos papeles de los ERE en la Agencia Idea la semana pasada por “un funcionario” se produce casi un año después de la llegada del PP a la Presidencia de la Junta de Andalucía tras 37 años de ejecutivos socialistas. Precisamente esta agencia pública, dedicada al fomento emprendedor en Andalucía, depende de la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, cuyo titular, Rogelio Velasco, fue nombrado por Ciudadanos.

Fue el propio consejero de Economía el que confió en el currículo profesional de los actuales dirigentes de la Agencia Idea, aun sabiendo que procedían de ocupar cargos de relevancia en los gobiernos de Susana Díaz (presidenta andaluza entre 2013 y 2018).

Con la misiva enviada por el Gobierno de Sánchez al de Moreno se da por seguro que no se iba a quedar de brazos cruzados frente a la táctica del ventilador vía “cajas fuertes” puesta en marcha por el vicepresidente andaluz Bendodo. Así las cosas, toca esperar el nuevo capítulo de este serial político, que ni Scorsese se atrevería a firmar.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres + seis =