El Congreso ha escenificado un debate que pasará a la historia. Se acerca el 1 de Octubre, y la solución política con Cataluña desde el Ejecutivo de Mariano Rajoy versus el referéndum independentista liderado por Carles Puigdemont, continúa sin cobrar forma. Ciudadanos planteó una vía bajo la suspensión del referéndum por el Tribunal Constitucional, defendido por Albert Rivera, que no ha cuajado en las filas socialistas. El PSOE ha votado “NO” en el Hemiciclo a una propuesta de Ciudadanos que pretendía apoyar al poder ejecutivo, al poder judicial y a los funcionarios, todo ello encaminado a impedir la celebración del 1-O. Pero el equipo de Pedro Sánchez, apuesta por la dignidad de una “solución pactada y legal” para Cataluña. En ese matiz, Rivera se ha negado, y Sánchez a través del PSOE no ha respaldado a Ciudadanos en el Congreso.

El Grupo de Cs ya había apuntado con anterioridad a este pleno, a una serie de actuaciones para evitar que el dinero público se destine al referéndum. Además reiteró el equipo naranja “un reconocimiento a los catalanes que respetan a los demás pero no son respetados”. Rivera plantea políticas encaminadas a mantener el sistema autonómico para Cataluña, pero finalmente, no hubo quórum entre el PSOE y Ciudadanos tal como se reflejó en las votaciones en la Cámara.

El PSOE, Unidos Podemos y todas las fuerzas nacionalistas e independentistas han votado en contra de esta propuesta de Ciudadanos, que en el fondo, era un bálsamo para el Gobierno y para el poder judicial que se oponen a la celebración del referéndum en Cataluña. Aún así, la portavoz socialista, Margarita Robles, ha señalado que este voto del PSOE “no condiciona el apoyo al Gobierno”, pero también ha indicado que “El @PSOE apuesta por la vía del diálogo. El Gobierno se esconde tras las togas”.

La diputada Meritxell Batet también ha subrayado que es «imprescindible abrir soluciones políticas y crear escenarios de diálogo para evitar que el 2 de octubre se mantenga la misma situación de grave crisis territorial».

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, emitió un tuit que deja aún más claro la postura de los socialistas: “Sale adelante nuestra Comisión para revisar el modelo territorial del Estado, una apuesta por el diálogo frente al inmovilismo y la ruptura”.

La reacción de Albert Rivera no se hizo esperar, y contestó en su cuenta de Twitter: “Estoy seguro que los votantes socialistas hoy no se sienten representados por ese voto en contra de su partido”

El líder de Ciudadanos, además hizo alusión a Esquerra Republicana referido a una cierta “complicidad” en el Congreso con los socialistas: “Los únicos que aplaudían en la Cámara ante la posición del PSOE era ERC, eso lo dice todo”.

La PNL (Proposición no de ley) que presentó Ciudadanos obtuvo 158 votos a favor, pero acumuló 166 votos en contra, y cinco abstenciones del PSOE. Los diputados socialistas que aparecieron con el voto de la abstención fueron Soraya Rodríguez, Antonio Pradas, José Juan Díaz Trillo y Gregorio Cámara. Sin embargo, Pradas, Cámara y Díaz Trillo reconocieron que “este voto se debe a un error”, pero Soraya Rodríguez si apuntó a su voto consciente, “por lo que está sucediendo con la democracia”, lo que ha puesto de manifiesto la ruptura con la disciplina de voto del PSOE.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre