El cementerio de la Almudena acogió ayer un homenaje a las víctimas fusiladas por el franquismo y también un acto de protesta contra el alcalde de Madrid por retirar las placas con los nombres de estas víctimas de la dictadura.

La Plataforma en Defensa del Memorial del Cementerio del Este de Madrid ha convocado un homenaje a las víctimas del franquismo en este camposanto donde se ha realizado una ofrenda floral. Al acto han acudido familiares de víctimas del franquismo, vecinos de la capital y colectivos sociales, que han rendido tributo a los «casi 3.000 fusilados» por la dictadura en este cementerio.

Bajo el título ‘Martínez-Almeida quiere borrar sus nombres de la Historia‘, los convocantes han querido poner también el foco en que el pasado 18 de noviembre el actual Gobierno local de la ciudad retiró las placas con los nombres de los fallecidos del memorial de la Almudena.

Retirada

«La retirada, que provocó serios daños en algunas de las lápidas, supuso una nueva humillación y la revictimización de los familiares de las víctimas, que llevaban décadas esperando el reconocimiento de la democracia a las personas allí asesinadas entre 1939-1944″, han cargado.

El gobierno municipal del Ayuntamiento de Madrid procedió en noviembre a retirar las placas con nombres de víctimas del franquismo del Memorial de la Almudenaque fueron colocadas antes de su paralización con el objetivo de «unificar el reconocimiento a las víctimas de ambos bandos» durante la Guerra Civil en cumplimiento de lo dictado por el Comisionado de la Memoria Histórica.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEspaña ha realizado más de 3,2 millones de PCR desde el inicio de la epidemia
Artículo siguienteAnalizando el pasado reciente
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre