El Juzgado de Instrucción número 6 de Ceuta ha terminado su fase de investigación y acuerda procesar por un presunto delito de homicidio imprudente a los 16 agentes de la Guardia Civil que estaban siendo investigados por su actuación en la tragedia de Tarajal de 2014.

En el mes de febrero, 15 inmigrantes murieron al intentar llegar a la costa de España por El Tarajal (Ceuta). Mientras estas 15 personas nadaban, los agentes de la Guardia Civil actuaron contra ellos con medidas antidisturbios en lugar de socorrerles.

Tras la fase de instrucción tendrá comienzo la apertura de juicio oral, donde estos agentes ya no son investigados sino procesados. La juez instructora considera que los agentes pudieron contribuir, aunque fuera por imprudencia, a la muerte por ahogamiento de estas 15 personas. Podrían haber intervenido en su auxilio, según la magistrada, y se abstuvieron “sin causa que justifique su omisión”.

El caso fue sobreseído en dos ocasiones

Se llega a esta decisión después de que esta misma juez hubiera ordenado el sobreseimiento de la causa en dos ocasiones: año 2017 y año 2018. Sin embargo, las dos resoluciones de sobreseimiento fueron rechazadas por la Audiencia Provincial, al considerar que se trataba de un caso de gran calado humano, social y jurídico ante el que “no debían escatimarse esfuerzos, de cara a agotar las diligencias indagatorias necesarias y así lograr llevar a cabo la investigación suficiente y eficaz que es requerida”.

Declaraciones de dos testigos supervivientes

Precisamente dos personas que sobrevivieron a lo acontecido en El Tarajal han contado que la Guardia Civil había puesto una embarcación como barrera para que no pudieran llegar a nado a tierra; también alegan que les lanzaron cartuchos rojos y botes de humo o gases que les desconcertaron mientras estaban en el agua.

Esperando el escrito de la Fiscalía

Ahora hay un plazo de 10 días para que las acusaciones presenten sus escritos. Será el turno también de la Fiscalía, que podría no ejercer la acusación y en tal caso, la causa podría no llegar a juicio, en base a la denominada Doctrina Botín.

Por su parte, las defensas de los agentes de la Guardia Civil consideran que la causa debe ser sobreseída, puesto que “no existen indicios racionales de haberse perpetrado el hecho que hubiere dado motivo a la formación de la causa, sin que se haya cometido delito alguno a pesar de la intencionalidad clara de las acusaciones particulares”. Añaden que “los miembros de la Guardia Civil cumplieron con su deber de impermeabilizar la frontera y no puede considerarse esto como constitutivo de infracción criminal”.

 

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Este caso denunciado internacionalmente, a parte de la responsabilidad penal de los 14 guardias que dispararon, estos recibieron las órdenes de su jefe en Ceuta, y este a su vez del Director General de la G.C. Arsenio Fernandez de Mesa, de profesión jardinero y amigo de Rajoy y el otro amigo de las imágenes de la Virgen, (Isis para los amigos) Fernandez Díaz, de los que partieron las supuestas órdenes que los p… negros no pudieran (La frase no es mía sino de ellos) entrar en territorio español.

    Este supuesto delito no solo se cometió en territorio español, si no que se produje intentando entrar en territorio español, violando las leyes internacionales. Y es que todos ellos deberian ser juzgados por un tribunal internacional como es la Corte Penal Internacional que no por uno español que duele decirlo adolece por experiencia de imparcialidad, como vemos internacionalmente

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre