Unidas Podemos, formación que conforma la coalición de Gobierno con el PSOE, ha presentado un nuevo modelo público de gestión de las residencias de mayores.

De esta manera se pondría fin a la colaboración público-privada que se viene llevando a cabo hasta ahora y que ha quedado absolutamente en entredicho por la pandemia de COVID-19.

La iniciativa plantea la supervisión pública de manera total en la gestión de las residencias que se ocupan del cuidado de las personas mayores. De esta manera, señalan la necesidad de terminar con la “mercantilización” y la “privatización” de un sector que no está ofreciendo la atención personalizada que nuestros mayores necesitan.

La Proposición No de Ley ha sido presentada en el Congreso y en ella se señala que la crisis que ha provocado la pandemia del COViD-19 “ha provocado que salgan a la luz las enormes carencias del modelo residencial en nuestro Estado”.

Y es que, las cifras reportadas desde la residencias de mayores en relación a los fallecidos por COVID-19 han sido “escandalosas” y “han desnudado las vergüenzas de nuestros centros residenciales”, demostrando “el insostenible modelo de cuidado de personas mayores imperante en España”.

Sistema público, universal, de calidad y gestión directa

Para corregir esta situación, Unidas Podemos propone que se impulse un sistema “de residencias público, universal, de calidad y de gestión directa o en colaboración con el Tercer Sector o la comunidad”.

El problema: la mercantilización de los cuidados

“Uno de los problemas de la pandemia ha sido la mercantilización de los cuidados. No ha dado buenos resultados que fondos de inversión que buscan el negocio entraran en las residencias, porque nos lleva resultados como estos”, señala la formación morada, en palabras de Pilar Garrido para La Información.

Hay que sacar el cuidado de los mayores de las ideas de negocio. En esta crisis han surgido muchas redes de apoyo mutuo entre distintos colectivos, y esa proximidad la agradecerían mucho”, ha señalado Garrido.

“Desde mucho antes de la llegada de la epidemia, Unidas Podemos viene denunciando la muy precaria situación de las residencias. Ahí están las actas de sesiones de la Asamblea de Madrid para comprobarlo. Lo que ocurre es que el drama que se vive en las residencias durante la epidemia pone un doloroso y nuevo foco en el asunto.” Nos afirman fuentes directas a Diario16.

“El sistema de residencias de mayores está mayoritariamente en manos de grandes empresas privadas, entre cuyos dueños se cuentan fondos extranjeros radicados en Jersey, Inglaterra o Canadá, conocidos multimillonarios como Florentino Pérez o personas condenadas o procesadas por corrupción. Es evidente que el principal objetivo de este tipo de capitales es el máximo beneficio económico y eso, cuando los ingresos son más o menos fijos por tratarse de contratos públicos, sólo se consigue reduciendo “costes”. Es decir, reduciendo el número de trabajadoras por residente, reduciendo sus salarios y precarizando sus condiciones laborales o recortando en servicios, materiales y condiciones de salubridad”.

“Además de menoscabar la dignidad de residentes y trabajadoras, es evidente que esto hace al sistema mucho más frágil ante una emergencia de salud pública como la que vivimos y es evidente también que puede dar lugar a tragedias.”, afirman.

“Es inadmisible que el cuidado de nuestros mayores en los últimos años de sus vidas se mercantilice y se precarice de este modo y es una vergüenza que partidos que han empujado de forma salvaje para privatizar el sistema de esta forma desde las comunidades autónomas, creando una auténtica bomba de relojería, hoy tengan la desfachatez de acusar a otros del drama que hemos visto en las residencias.

Pensamos que existe un consenso transversal en nuestra sociedad respecto de que hay que acabar con esta situación de forma inmediata y, por eso, uno de los temas que vamos a llevar a los acuerdos de reconstrucción económica y social del país es una revisión del esquema de propiedad de la gestión de las residencias hacia una recuperación de la gestión pública, la mejora de las condiciones laborales de las trabajadoras y también de las ratios.

Esto tiene que ser parte además de una revolución en la economía de los cuidados y de todo el sistema de dependencia con un fuerte aumento de la inversión pública, priorizando la atención de los mayores y dependientes en su propio domicilio. Además de la posibilidad de crear cientos de miles de empleos con condiciones dignas, además de suponer una inversión muy eficaz y muy intensiva en empleo, además de tener un muy alto retorno a las arcas del estado en términos de seguridad social e e impuestos, además de impulsar el consumo interno y conseguir un rebote más rápido de la economía, estas medidas permitirían dar a nuestros mayores y a las cuidadoras la dignidad que merecen y poder resistir mucho mejor si vuelve a tener lugar una crisis de salud pública”.

Impulso de la coordinación y asignación conjunta en las prestaciones

Podemos plantea en su PNL que se impulse la “coordinación y asignación conjunta en las prestaciones entre Salud y Servicios Sociales”.

Precisamente esta propuesta está siendo estudiada por el Gobierno estatal, que se encuentra en estos momentos elaborando un protocolo para que haya una coordinación efectiva entre las residencias de mayores y los hospitales.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Oye,la gente no termina de enterarse que el unico interes que tienen TODAS las grandes empresas privadas es ganar dinero sin importarles el medio.Y la mayoria de las residencias privadas estan en manos de empresas multinacionales,por lo tanto,que un abuelo o una abuela viva en condiciones decentes y sean atendidos/as en condiciones decentes les da igual.Como todo lo privado,su imagen externa buena,su interior podrido.
    Difundamos hasta la saciedad que el control de las residencias geriatricas depende de las comunidades autonomas.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre