El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha inaugurado esta mañana la Cumbre Mundial del Clima (COP25) de Madrid, con una apelación urgente a “pasar de las palabras a los hechos de forma que todos los países del planeta se comprometan de forma urgente a lograr la neutralidad climática en 2050, con la esperanza, que la reunión de Madrid, marque un antes y un después en la lucha contra el calentamiento global”, por fortuna, “solo un puñado de fanáticos niegan la evidencia”.

Sánchez ha comenzado su intervención afirmando que “durante décadas el progreso se ha concebido de espaldas a las mujeres y sin tener en cuenta los límites físicos del medio ambiente. Mujer y medio ambiente son dos realidades mucho tiempo ignoradas y sin las que ya resulta imposible avanzar”.

“Madrid será durante unos días capital de la lucha contra el ‘Cambio Climático’”, Y ha pedido a los líderes mundiales, a los que han acudido a la COP25 y a los ausentes, “un compromiso real”. Para Sánchez, esta cita “por encima de todo quiere ser capital del diálogo y de la palabra, también con la sociedad”.

“Mujer y medio ambiente son dos realidades mucho tiempo ignoradas y sin las que ya resulta imposible avanzar”

“Hay millones de voces de una generación entera de jóvenes que se niega a callar ante la situación catastrófica del planeta. No como un mero apéndice, sino como actores cruciales”, ha destacado el presidente, en referencia a Greta Thunberg”.

Sánchez ha destacado que esta cumbre “es la COP de Chile, es Chile quien la organiza con despliegue y liderazgo, y quien ha impulsado la alianza para la ambición climática con una acertada perspectiva transversal. El éxito de este encuentro será el éxito de Chile”.

Negacionismo climático

«Durante años circularon versiones del negacionismo climático. Hoy, por fortuna, solo un puñado de fanáticos niegan la evidencia”, ha destacado. Para el presidente en funciones, “frente a los hechos alternativos, no hay más alternativa que actuar con hechos, con acciones. La batalla contra el cambio climático requiere de solidaridad y liderazgo. Y sobre todo de hechos. Pasar de las palabras a los hechos”, ha afirmado con rotundidad, porque no hay tiempo.

Y porque el tiempo se acaba, Sánchez ha enumerado los niveles del año 2018, que han vuelto a marcar los niveles máximos de NO2 en la atmósfera y sigue aumentando la brecha de emisiones. “Datos preocupantes que ponen en entredicho el Acuerdo de París que supone no aumentar la temperatura más de 1,5 grados centígrados”.

Por eso, durante su discurso, ha apelado a que “nadie puede sustraerse por su cuenta a ese desafío. No hay muro que proteja a ningún país, por muy poderoso que sea las estrategias a largo plazo de la reducción de carbono se tiene que dar de manera ordenada, justa y responsable”.

Y ha destacado el liderazgo europeo en este desafío planetario, “Si fue Europa quien lideró la revolución industrial, ha de ser Europa quien lidere la descarbonización. En un tiempo marcado por el silencio de algunas [naciones], Europa tiene mucho que decir. Por elemental justicia histórica, ha de ser Europa quién lidere la descarbonización. Les invito a hacer de este encuentro un hito en la lucha para convencer convenciendo”.

Y ha concluido su intervención afirmado que “la humanidad ha llegado a un punto en el que apostar por su supervivencia es apostar por un mundo más justo. Es un momento crucial para demostrar que la humanidad estuvo a la altura”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × cuatro =