Susana Díaz y Pedro Sánchez, en una imagen de archivo durante un acto de campaña.

Más allá de la entente cordial y las buenas palabras entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, la sucesión de los hechos no concuerda con el supuesto buen entendimiento que muestran de cara a la galería el máximo dirigente del PSOE y la secretaria general de los socialistas andaluces, la derrotada que hizo líder indiscutible al mismo que se montó en su Peugeot para recuperar poco después el trono perdido en aquellas primarias del 22 de mayo de 2017 y llegar a ser presidente del Gobierno. Ahora, la renovación de la dirección del partido en Huelva, que se está llevando a cabo por capítulos, aventura que la dirección federal socialista tiene bien marcados los tiempos para finiquitar la aventura susanista en Andalucía, que por el momento sigue contando con mayoría entre sus militantes hasta que un próximo congreso diga lo contrario, o no.

Ni el personal esfuerzo de Susana Díaz por movilizar a alcaldes y concejales onubenses para promover un proceso de consulta a los militantes, no contemplado por los estatutos, ha servido para un nombramiento de consenso

La dimisión fulgurante de Ignacio Caraballocomo presidente de la Diputación de Huelva y como secretario general de los socialistas onubenses, cuñado de Mario Jiménez, el que fuera portavoz de aquella gestora que apartó a Pedro Sánchez hace cuatro años, se produce después de haber sido acusado por una ex compañera de partido por acoso sexual y psicológico y tener que sentarse en un banquillo judicial acusado de cohecho. A partir de ahí, la dirección federal del partido ha visto el cielo abierto para tomar el mando en una de las provincias que nunca ha perdido en unas elecciones generales y actual feudo inexpugnable del PSOE a nivel provincial.

Echando mano de estatutos, Ferraz ha dejado en manos de la Comisión Ejecutiva Federal el nombramiento de una gestora mientras se reconduce la situación dejada tras la dimisión de Caraballo. Evidentemente, sus miembros son todos del agrado de la dirección federal, empezando por su coordinadora accidental, María Luisa Faneca, ex alcaldesa de la localidad de Isla Cristina y la única dirigente andaluza de la ejecutiva nacional que en 2016 no se sumó al bloque de 17 dirigentes que dimitieron al unísono provocando aquel espectáculo de “la única autoridad soy yo”, pronunciado por la sevillana Verónica Pérez, actual secretaria del PSOE de Sevilla y persona de la máxima confianza de Susana Díaz.

Ni siquiera el denodado y personal esfuerzo de la secretaria regional del PSOE por movilizar a alcaldes y concejales onubenses para promover un proceso de consulta a los militantes, que no es contemplado por los estatutos del partido, ha servido para que haya habido un nombramiento de consenso. Sólo horas antes del nombramiento de María Eugenia Limón como candidata del partido a presidir la Diputación, Susana Díaz pidió que “se cuente mucho” con los alcaldes para salir “unidos” de la renovación del PSOE de Huelva. No ha sido así, y la “pieza fundamental” de los alcaldes, según Díaz, no ha sido tenida en cuenta en la elección de la que será en los próximos días elegida nueva presidenta de la Diputación Provincial.

María Eugenia Limón presidirá la Diputación de Huelva tras ser elegida por la dirección federal del PSOE.

Esfuerzo inútil de dirigentes provinciales

Tampoco el último esfuerzo realizado por algunos dirigentes históricos del PSOE onubense ha tenido eco en Ferraz, que se han sumado a la plataforma de alcaldes, portavoces en oposición y militantes, para exigir el “cumplimiento de los estatutos” y la elección de la persona que presidirá la Diputación de Huelva por medio de un Comité Provincial. En este sentido, el que fuera delegado de Medio Ambiente de la Junta en Huelva, José Antonio Cortés, ha asegurado que “los números no salen” cuando se le pregunta por la decisión de la gestora. “Si más de la mitad de los alcaldes, alcaldesas y portavoces han reclamado que participe la militancia, al igual que la mitad del número de diputados y hasta el 40% de los delegados del Comité Provincial con su firma reclamando la celebración de uno extraordinario, es difícil conocer la opinión mayoritaria sin una consulta más extensa”, ha añadido.

El PSOE de Huelva emitió este miércoles por la tarde un comunicado informando de la resolución definitiva de la Comisión Federal de Listas del partido, que comunicó a la gestora del partido en Huelva la aprobación de la alcaldesa de la localidad de San Bartolomé de la Torre y presidenta en funciones de la Diputación Provincial, María Eugenia Limón, como candidata a presidir la corporación provincial en los próximos días. De este modo, se dejaba fuera de cualquier opción a Ezequiel Ruiz, el candidato de promovido por los alcaldes y dirigentes afines a la dirección regional del PSOE.

La Comisión Federal de Listas del PSOE echa mano de lo establecido en el artículo 314 del Reglamento Federal de Desarrollo de los Estatutos Federales para el nombramiento de Limón y recuerda que esta comisión es el órgano competente para la aprobación definitiva de la candidatura del PSOE a la Presidencia de la Diputación de Huelva.

La coordinadora de la gestora onubense, María Luisa Faneca, ha respondido a los alcaldes y dirigentes locales díscolos con esta decisión  lanzando “un mensaje de fuerza y confianza a todos los alcaldes y alcaldesas de Huelva en un momento muy importante en nuestra provincia donde vamos a acompañarlos y escucharlos en cada una de sus necesidades y peticiones para sus municipios”. “Las personas están en el centro de nuestras políticas y tenemos que darles respuestas”, ha señalado Faneca.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre