Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, ha insistido en que en el mes de diciembre se acabará el bloqueo político porque habrá gobierno. Sin embargo, las encuestas indican que para que eso sea posible sólo hay una opción: la Gran Coalición entre el PSOE y el Partido Popular, es decir, el objetivo de Iván Redondo y de las élites económicas, empresariales y financieras, sobre todo después de la negativa de Albert Rivera de pactar con Sánchez a pesar de las advertencias e indicaciones de Ana Patricia Botín o del presidente de la CEOE.

Los sondeos publicados hasta la fecha, los que ya recogen el impacto de la entrada en el mapa electoral de Más País, indican que la proyección de que los socialistas recogerían buena parte de los votos de Podemos tras el enrocamiento de Iglesias en la opción del gobierno de coalición y de no aceptar una cooperación similar a la fórmula utilizada por Antonio Costa en Portugal, se está convirtiendo en un retroceso de la intención de voto para el PSOE. La ciudadanía, en contra de los cálculos socilistas, parece que está responsabilizando a Sánchez de la repetición electoral.

Las mismas encuestas indican que Unidas Podemos no está perdiendo apoyos hacia el PSOE o hacia Más País. El partido de Íñigo Errejón parece que está captando votantes de los socialistas en vez de las filas de Podemos. Por tanto, la estrategia de desgastar a Iglesias parece que no está funcionando.

En el lado de la derecha, el gran beneficiado de la repetición electoral es Pablo Casado quien está recuperando votantes que en anteriores comicios apoyaron a Ciudadanos y a Abascal, superando en algunas encuestas los 100 escaños, muy cerca del PSOE. Incluso, según ha podido saber Diario16 de fuentes cercanas al PP, en los sondeos internos que se manejan en Génova no descartan una victoria de Casado.

Por su parte, Albert Rivera, que pretendía convertirse en el líder de la derecha española, va en picado. Ciudadanos será el más perjudicado de la repetición electoral y está pagando, según las encuestas, su negativa a pactar con el PSOE un acuerdo de gobierno. Además, el partido naranja ha perdido el apoyo de las élites que le apoyaron por su giro a la derecha en vez de mantener los postulados liberales y de defensa del libre mercado que eran tan bien visto por las empresas del IBEX35.

Si las encuestas no se equivocan no sería descabellado que Rivera obtuviera menos escaños que Vox porque, aunque muchos analistas pensaron que la repetición electoral afectaría al partido de Abascal, la realidad es que los sondeos indican que se mantendría en unos números similares a los obtenidos en el mes de abril.

Haciendo un repaso de los sondeos que se han publicado hasta la fecha, sólo existiría una posibilidad real para formar gobierno: la Gran Coalición entre PSOE y PP, porque la caída del resto de formaciones imposibilitaría pactos en ninguno de los dos ámbitos ideológicos. Por tanto, el hecho de que Sánchez haya sido tan categórico, ¿es el anuncio de que los socialistas no verían con malos ojos una situación similar a la de Alemania? Si así fuera, la ideología habría perdido para ceder la victoria a los asesores y, en concreto, a Iván Redondo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

3 Comentarios

  1. No es nada extraño que los mayores ladrones, PSOE/PP, se pongan de acuerdo y pacten ante el peligro de que la gente honrada, PODEMOS, les pueda impedir seguir robando e incluso puedan aparecer Jueces decentes que les encarcelen.

  2. Si si tendrá un gobierno un PSE de derechas que es loque el quiere por eso estubo mareando la perdiz. Para hacerles el gusto al iber y Banqueros. Y elque crea locontrario se estará engañando el mismo

  3. Claramente lo han expresado Gonzálex, cal viva, y Aznar , del trío Azores, a través de su prensa desinformativa y manipuladora. PxxE, Pp, Cs, Vx quieren que su País de poderes fácticos siga aumentando sus beneficios económicos a cuenta de los españolitos de a pié; a eso lo llaman estabilidad. Ni les preocupan los parados, ni los pensionistas, ni los salarios basura y ya tienen leyes mordaza para que todos estos no puedan protestar y se limiten a votar cada cuatro años a los mismos. Y si se atreven a votar a la izquierda real pues siempre se pueden «equivocar» los que al final nos dan el recuento definitivo. Todo atado y bien atado como lo dejó el extinto(¿?) golpista y dictador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 + quince =