La reseña sobre el Guernica de Picasso de la página web de las Naciones Unidas se señala literalmente que “en enero de 1939, el Guernica se exhibió temporalmente en la galería como forma de protesta artística contra las atrocidades de la República durante la Guerra Civil española”.

El extracto en cuestión se refiere a un tapiz encargado por Nelson A. Rockefeller, en 1955, realizado por el taller de J. De la Baume-Durrbach, bajo la supervisión del artista malagueño. “El tapiz fue presentado y colocado sobre la pared a la entrada del Salón del Consejo de Seguridad, el 13 de septiembre de 1985”, recuerda la página que difunde el catálogo artístico de Naciones Unidas. Su viuda donó la obra en noviembre de 2016.

A pesar de tratarse de un tapiz, la difusión de la reseña es una barbaridad histórica, un grupo de personas ha lanzado una campaña de firmas para que la Web de Naciones Unidas rectifique la descripción de los motivos que llevaron al artista a pintar cuadro antifascista.

Para los creadores de la campaña, esta reseña “es un absoluto despropósito y de una extrema gravedad”. Que un organismo internacional ignore que la obra de Picasso fue una denuncia contra las atrocidades del fascismo en España, y que fue precisamente el Gobierno de la República quien encargó al artista, a través del Director General de Bellas Artes, Josep Renau, dicha obra, es un absoluto despropósito y de una extrema gravedad.

Además, en la reseña se incluyen otros datos erróneos como que el deseo de Picasso sobre el retorno del Guernica a España. No solo deseaba que la obra volviese a su país cuando se establecieran “las libertades públicas», sino con la vuelta de la República a España.

La Plataforma Nueva Cultura, creadores de la campaña exigen una rectificación inmediata en la página web de Naciones Unidas, en todos los idiomas, para que tan digno organismo no difunda informaciones falsas.

Bombardeo de la aviación nazi

El pintor malagueño Pablo Picasso, pintó el cuadro más emblemático del siglo XX en 1937, tras el bombardeo por parte de la Legión Cóndor de la Alemania nazi y de la Aviación Legionaria italiana, causando la muerte, se calcula de 126 civiles en la ciudad vasca de Guernica, en el trascurso de la Guerra Civil española.

El sacerdote Alberto de Onaindía resumió así lo que había sucedido en esas tres horas y media de bombardeos:​

“Habían sido aviones alemanes que fueron enviados sobre Guernica para hacer un ensayo de guerra totalitaria. Era el primer ejemplo de este género de lucha: primero unas bombas para alarmar a la población [la gente comenzó a abandonar las calles y a esconderse en abrigos, en sótanos y bajo cubierto], luego oleadas de bombarderos con explosivos seguidos de bombas incendiarias y, por último, aviones ligeros que ametrallaban a los desgraciados que pretendía huir para salvar sus vidas”.

Encargo

El lienzo fue realizado por encargo del Director General de Bellas ArtesJosep Renau a petición del Gobierno de la Segunda República Española para ser expuesto en el pabellón español durante la Exposición Internacional de 1937 en París, con el fin de atraer la atención del público hacia la causa republicana en plena guerra civil española y unos meses antes del bombardeo de la ciudad.

Tras la guerra civil y la victoria de los sublevados, que habían instaurado la dictadura militar del general Franco, Picasso quiso que el cuadro fuese custodiado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York, aunque expresó su voluntad de que fuera devuelto a España cuando volviese al país la democracia (afirmó también la Republica). En 1981 la obra llegó finalmente a España. Se expuso primero en el Casón del Buen Retiro, y desde 1992, en el Museo Nacional Reina Sofía de Madrid, donde se encuentra en exhibición permanente.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Picasso ya tenía pintado «El Guernica» antes. Además, el tema de la obra no tenía nada que ver con el bombardeo de Guernica, sino con el fallecimiento de su amigo Sánchez Mejías, torero que murió a consecuencia de una cornada en el ruedo.
    Picasso lo que hizo, cuando efectivamente le encargaron un lienzo, fue retocar el que ya existía y le dio otra estructura, en lo posible, pero no pudo eliminar muchos de los detalles de la obra primitiva.
    La verdad es así y la mentira tiene las patas muy cortas. ¡Ya está bien!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 2 =