Durante meses, el líder del PP, Pablo Casado, ha estado jugando a la demagogia con los 140.000 millones de euros en ayudas de los fondos europeos que le tocan a España por reparto. Unas veces pedía que el dinero no llegara y se quedara en Bruselas porque aceptarlo suponía favorecer la economía subvencionada y el clientelismo; otras exigía la creación de un organismo de control o comité de expertos para fiscalizar y evitar la corrupción; y casi siempre acusaba al PSOE de querer traficar con los fondos oficiales con intereses partidistas. El colmo del populismo barato consistía en que en ocasiones aparecía el Casado centralista que pedía el control de las partidas a través de Madrid mientras que otras veces emergía el Casado autonomista, que consideraba que debían ser las comunidades autónomas las que gestionaran la caja. Por lo visto hoy le tocaba hablar al segundo Casado. El líder del PP ha acusado al Gobierno que preside Pedro Sánchez de «despreciar» a las comunidades autónomas y al Parlamento en el reparto de los fondos europeos y de actuar con «opacidad y clientelismo». Además, le ha recriminado que no haya aceptado la propuesta de su partido de crear una autoridad independiente, según Europa Press.

Así se ha pronunciado Casado un día después de que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, presidiera la constitución de la Conferencia Sectorial del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, donde trasladó a las autonomías que los fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) de la UE se reparten en función de áreas prioritarias de actuación y no por territorios.

El objetivo de esta Conferencia con las CCAA y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) es coordinar la gestión de los fondos europeos aprobados por la Unión Europea. A España le corresponden aproximadamente 144.000 millones de euros, y los recursos preasignados del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia suponen una cifra estimada de 69.528 millones de euros.

El reparto de los fondos ha evidenciado el malestar que hay entre muchas autonomías con el Gobierno, sobre todo las del PP. De hecho, las CCAA gobernadas por los ‘populares’ habían firmado un día antes una declaración conjunta advirtiendo que se plantean denunciar ante la Comisión Europea los criterios del Ejecutivo en el reparto del dinero europeo por entender que «se están imponiendo unilateralmente» y tratando de «beneficiar a ciertos territorios por razones políticas».

En el documento, en el que piden un modelo de reparto bajo los principios de «transparencia, igualdad, solidaridad y cohesión territorial», también censuran «la inexistente participación que el Gobierno está dando a las comunidades autónomas». De hecho, recuerdan que la Conferencia de Presidentes no se celebra desde el pasado 26 de octubre.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre