Pablo Casado sigue en su empeño por ridiculizar al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y ahora dice que la propuesta de ser ministro de Exteriores no iba en serio y que le ofrece la vicepresidencia de su Gobierno porque lo haría mejor que Carmen Calvo.

Pablo Casado asegura ahora que el ofrecimiento que hizo al líder de Ciudadanos para ser un posible ministro de Exteriores no iba en serio: «No estamos para ofrecer cargos y menos antes de que se forme Gobierno».

No obstante, el líder del PP ha apuntado que Rivera sería «mucho mejor ministro que Borrell o mucho mejor vicepresidente que Carmen Calvo». Casado apunta que no lanzó «ningún recado» a Albert Rivera en ese sentido, y tras ello, ha hecho una advertencia: si la formación «naranja» y el PSOE de Pedro Sánchez suman tras el 28 de abril, pactarán.

El ofrecimiento para posible ministro de Exteriores que hizo a Albert Rivera no iba en serio

Casado ha criticado el «portazo» de Cs a acordar listas electorales conjuntas para el Senado y en provincias con menos escaños a repartir y ha advertido de que si Rivera y Pedro Sánchez suman tras las elecciones del 28 de abril, pactarán. «Que a nadie quepa duda», ha sentenciado.

A un mes justo de las elecciones generales, el candidato del PP a la Presidencia del Gobierno ha hecho hincapié en la capacidad de su partido para tejer pactos con otras formaciones, lo que fomentará una vez se sepa el resultado electoral.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorAguirre y González dieron más de 172 millones de euros a tramas corruptas durante sus mandatos
Artículo siguienteJuicio a la democracia 4
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre