Nuevos documentos demuestran que el Partido Popular de Madrid se financió a través de una caja b, por lo menos desde el año 2003, cuando se produjo uno de los casos más mediáticos de corrupción electoral de la era de Esperanza Aguirre. Ese año, dos diputados del PSOE, Eduardo Tamayo y Teresa Sáez, conocido como Tamayazo’ traicionaron al partido socialista madrileño presidido por Rafael Simancas, al ausentarse durante la votación de investidura, impidiendo que este pudiera formar Gobierno, ya que contaba con mayoría absoluta en la Asamblea madrileña, lo que obligó una repetición electoral.

Durante la repetición electoral ganó el PP, cuya candidata era Esperanza Aguirre se convirtió en la primera mujer presidenta de la Comunidad de Madrid. Los populares acudieron dopados con ingresos extra, fruto de la caja B, a las elecciones de aquel año.

Según los documentos que ha sacado a la luz el diario El País, estos nuevos papeles de Luis Bárcenas, tesorero y gerente del PP nacional entre 1993 y 2009, reflejan que el PP madrileño ocultó casi un millón de euros de la campaña del 2003 al Tribunal de Cuentas. También se puede verificar que recibió aportaciones ilegales de empresarios que después eran agraciados con adjudicaciones públicas. De esta manara costeó mítines a través de fundaciones que no estaban facultadas para hacerlo según la ley, como Fundescam y FAES.

Los documentos, publicados este domingo aparecen tres días después de que la Audiencia Nacional rechazara la petición de libertad provisional de Bárcenas, condenado a 33 años y 4 meses de cárcel por su implicación en el caso Gürtel, aunque en esta ocasión los delitos están prescritos.

Se trata de cheques, extractos bancarios y otros documentos que muestran un exceso en el gasto que nunca fue notificado al Tribunal de Cuentas y que la expresidenta madrileña afirma no conocer.

Los hechos de estos nuevos papeles de Bárcenas son similares a los que ya investiga la Justicia en la Trama Púnica,  durante las campañas electorales del PP madrileño entre 2007 y 2011.

La contabilidad interna del PP, según estos nuevos documentos, para la campaña de Aguirre en 2003 cifraba los gastos en 3,4 millones de euros. En cambio, el gasto total declarado por el partido al Tribunal de Cuentas fue de 2,2 millones. Se trataría de un delito de falsedad electoral.

Fundescam – Faes

En los documentos publicados aparece el pago ilegal de mítines a través de las fundaciones Fundescam -Fundación para el Desarrollo Económico y Social de la Comunidad Autónoma de Madrid, creada por el PP en el año 2000 y con sede en Génova 13- y de Faes -el laboratorio de ideas que preside José María Aznar-.

Caja B

Además, los papeles demuestran la existencia de una caja b desde por lo menos 2003, y que se alimentaba con cheques y aportaciones de empresarios a los que se recompensaba con adjudicaciones públicas, actuaciones que siguieron ocurriendo durante muchos años después.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 − uno =